Un auténtico fiasco

La realidad es que el equipo español, sin el lesionado Jesús Carballo, fue un auténtico fiasco.Así, de nada sirvieron las tres notas por encima de los 9,50 puntos en las anillas de Omar Cortés, Andreu Vivó -el que sí tuvo ayer un desliz idéntico al de Carballo al fallar una suelta de la barra fija- y Alex Barrenechea.

Hubo más fallos que aciertos y la mala suerte se volvió a cebar en Víctor Cano, que, con el mérito de superar el dolor de una fractura en la última falange del dedo índice de su mano derecha, hizo un gran ejercicio en el caballo con aros, pero, con 9,737, se quedó el noveno, es decir el primer reserva para la final.

Mientras tanto, en la gran lucha por la cabeza, Rusia parece empeñada en seguir dándole el disgusto olímpico al campeón del mundo, China, como ya hizo en los Juegos de Atlanta 96.

Más información
Deferr se pasa de vueltas

Pero la ventaja rusa, con Alexei Nemov de líder magnífico según se preveía, es mínima: tan sólo 137 milésimas de punto. Y tampoco está lejos Ucrania.

La sorpresa la dio Estados Unidos, el cuarto, por delante de Japón, Rumania, Corea, Bielorrusia, Francia y Alemania, que también superaron a España, apenas penúltima, con Bulgaria por detrás.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS