Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La crecida de un torrente arrasa un cámping y deja 12 muertos y 7 desaparecidos en Italia

La repentina crecida de un torrente, normalmente seco, a causa del fuerte temporal de lluvia que se abate sobre la región de Calabria, provocó en la madrugada de ayer una tragedia en un cámping de la localidad costera de Soverato. Decenas de personas, la mayoría minusválidos y sus cuidadores, se vieron sorprendidas por un aluvión de agua y fango que arrolló el cámping Le Giare, situado en el lecho del torrente Soverato-Beltrame. Anoche se habían recuperado 12 cadáveres y los equipos de rescate buscaban a otros 7 desaparecidos. Al menos 29 personas resultaron heridas, aunque ninguna de gravedad.

MÁS INFORMACIÓN

Acusaciones de negligencia

La policía y las fuerzas de Protección civil, además de los bomberos de toda Calabria, trabajaban ayer desesperadamente bajo la fuerte lluvia para tratar de recuperar todavía con vida a alguno de los desaparecidos. Una tarea doblemente incierta, por la fuerte lluvia y por la falta de datos fiables sobre el número exacto de personas que se alojaban en Le Giare en el momento de sobrevenir la tragedia. Se habla de unas sesenta personas. La mayoría eran minusválidos y voluntarios de la asociación Unitalsi, encargada en Italia de los disminuidos físicos, que habían llegado a Le Giare el pasado 2 de septiembre para pasar unos días de playa. El único cadáver identificado anoche era precisamente el de un minusválido de 52 años de edad, Mario Boccaleone, aunque fuentes de Unitalsi aseguraron que entre las víctimas y los desaparecidos hay, sobre todo, voluntarios que atendían a estas personas discapacitadas.

"Todo ocurrió de improviso", explicaba ayer uno de los supervivientes, Cesare Sforza, un voluntario de Unitalsi. "Habíamos estado de fiesta la noche anterior precisamente porque pensábamos irnos esta mañana debido al mal tiempo. Poco antes de las cinco de la mañana de repente me despertaron gritos terribles, salí al tejado de la caravana y vi el riachuelo que bajaba en tromba arrastrándolo todo a su paso. Ayudamos a algunas personas a subirse al techo en medio de la oscuridad, sin comprender lo que ocurrría".

Supervivientes de la tragedia denunciaron el retraso en la intervención de los primeros socorros, que no llegaron hasta pasadas las 8.30 de la mañana de ayer. "En la central de Roma no se recibió ningún aviso hasta las ocho de la mañana, difícilmente podíamos llegar antes al lugar de los hechos", declaró ayer el responsable de Protección Civil, Franco Barberi, que se desplazó por la tarde a Soverato.

El temporal que afectaba anoche, por tercer día consecutivo, a la costa italiana del mar Jónico, provocó inundaciones y desprendimientos de tierra, con cortes de algunas líneas ferroviarias en Calabria, donde los daños económicos ascienden a miles de millones de pesetas. La primeras imágenes recogidas por la televisión mostraban el espectáculo dantesco de lo que horas antes había sido el cámping. En su lugar quedaban caravanas hundidos entre restos de árboles y toneladas de fango a un palmo del torrente que bajaba de la montaña como un río caudaloso.

Al filo de las siete de la tarde, los equipos de rescate que intentaban remover los troncos destrozados, rocas y vehículos para poder recuperar los cadáveres de los fallecidos, se quedaron sin luz. Para entonces, a la zona no habían llegado aún grupos electrógenos capaces de garantizar la iluminación necesaria para el desarrollo de estas tareas.Maurizio Scelli, responsable de Unitalsi, negó ayer que la organización se hubiera comportado con ligereza enviando a decenas de minusválidos a un cámping situado en un terreno tan peligroso, mil veces denunciado por la proximidad del torrente Beltrame. "Tenía todos los permisos, era uno de los cámpings más conocidos de la zona. Tampoco podíamos dar nosotros la orden de evacuarlo, tiene que hacerlo la autoridad competente, de todos modos mucha gente se había ido el sábado, cuando arreció la lluvia".

El ministro del Interior, Enzo Bianco, se desplazó ayer hasta Soverato para visitar el lugar de un desastre anunciado. La RAI, por su parte, decidió posponer la elección de Miss Italia prevista para anoche, en señal de duelo por la tragedia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de septiembre de 2000

Más información

  • Los supervivientes denunciaron un retraso de cuatro horas en la llegada de equipos de socorro