Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FERIA DE ARGANDA DEL REY

Cogida gravísima de David Santos

El novillero David Santos sufrió una cornada gravísima cuando toreaba de muleta al segundo novillo de la tarde. Citó a manoletinas, el novillo derrotó al bulto y le clavó el pitón en la ingle. La voltereta no fue aparatosa y Santos se incorporó rápido pero en cuanto estuvo en pie se vio que de la herida manaba un impresionante chorro de sangre. Las cuadrillas corrieron a ayudarle, lo cogieron en brazos y lo trasladaron corriendo a la UVI móvil que hacía las veces de enfermería y se encontraba a pocos metros de la plaza. Allí los médicos asistieron a David Santos de un cornadón espeluznante. El cuerno había roto la arteria y la vena femoral. Ligaron ambas y dispusieron el traslado del torero al hospital Gregorio Marañon, donde ingresó hacia las 20.30 horas. La cogida se había producido a las siete de la tarde, media hora después de empezar la corrida.Curro Gea acabó como pudo con el novillo causante de la desgracia, que tenía la mitad del asta agresora empapada en sangre.

Sorando / Gea, Santos, Barragán

Novillos de Román Sorando, muy bien presentados, serios, algunos, como el 6º, con trapío de toros. Mansos en general, varios dieron juego, otros dificultosos.Curro Gea: estocada delantera ladeada (silencio); pinchazo, media muy tendida atravesada, rueda insistente de peones -aviso- y cuatro descabellos (silencio); dos pinchazos, estocada tendida, rueda insistente de peones -aviso- y descabello (silencio). David Santos: herido gravísimo cuando muleteaba al segundo novillo. Abraham Barragán: tres pinchazos, estocada corta trasera ladeada y tres descabellos (silencio); ocho pinchazos y dos descabellos (silencio); estocada corta trasera (escasa petición y vuelta). Enfermería: Asistido David Santos de cornada gravísima en triángulo de Scarpa con rotura de arteria y vena femoral y gran hemorragia. Se ligan arteria y vena y se traslada el herido a cirugía vascular del hospital Gregorio Marañón. Plaza de Arganda del Rey, 4 de septiembre. 1ª corrida de feria. Tres cuartos de entrada.

Dentro de la novillada de Román Sorando, que en conjunto tuvo seria presencia y manseó, el ejemplar de la cogida presentó más dificultades que ninguno. Ya en los primeros compases de la faena se le coló dos veces a David Santos por el pitón derecho, una de ellas con esa violencia propia de los toros con casta agresiva, que cortan la respiración. David Santos lo acusó, hizo una pausa, recompuso el tipo y siguió toreando con un valor admirable y una técnica sorprendente.

Extrañaría en un novel pero en ejecución de las más puras formas del arte corrigió David Santos los resabios de las embestidas, aún a costa de algunos acosones, las dominó, y pudo sacarle al peligroso novillo naturales meritorios y redondos ligados y reunidos, con sus pases de pecho, trincheras y cambios de mano.

La faena estaba concluida y muy bien hecha. No hacía falta más. Sin embargo había de prevalecer esa nefasta moda impuesta por las figuras pegapases que consiste en no acabar nunca. Lo lo que no es una prueba de pundonor, sino el truco que se marcan supliendo con el destajo su manifiesta incapacidad para interpretar con arte las suertes.

Toreros que sí poseen el don caen en la trampa y les imitan, devaluando sus aptitudes innatas. Podría ser el caso de David Santos. De vuelta de coger el estoque verdadero, dio unos derechazos que no hacían ya ninguna falta -ni el novillo los tomaba con fijeza- y añadió el inútil alarde de las manoletinas. A la primera, el novillo hizo caso omiso de la pañosa, se le vino encima y le pegó el cornadón.

Curro Gea se hizo cargo del novillo... Efectivamente se lo quitó de encima como pudo. Y a los restantes de su lote poco más o menos. Un día antes había toreado en Las Ventas mostrando similares carencias. Es un torero muy voluntarioso aunque ayuno de técnica. Quizá sea a causa de la bisoñez... Con los novilleros nunca se sabe.

En cambio Abraham Barragán mostró excelentes modos. Tanto a la verónica con el capote como en el toreo fundamental con la muleta se le apreció gusto y valor. Hubo momentos importantes. Así cuando el tercer novillo de la tarde proclamó su mansedumbre huyendo a la querencia de toriles, refugiándose en un rincón cercano de las talanqueras, y le planteó allí la pelea con coraje y torería. Y le sacó partido. Muletazos emocionantes de acabada factura instrumentó Barragán, desplantes de rodillas. El triunfo se le escapó por el mal manejo de la espada aún empeorado en su siguiente intervención que ya tuvo menos color. La faena al sexto careció de interés pues aquel ejemplar, de gran trapío, padecía invalidez. No hubo entusiasmo en los tendidos pede a que dio la vuelta al ruedo. En realidad, la novillada entera se presenció con ese mal cuerpo que había dejado la dramática cogida de David Santos. Todo el mundo pendiente de lo que podía suceder.

A hombros

Por otra parte, la cuarta corrida de la feria de Palencia, celebrada ayer, constituyó un sonado triunfo, con salida a hombros de dos de los tres matadores y el mayoral de la ganadería, informa Efe.Con media entrada se lidiaron toros de Hermanos García Jiménez, que dieron un gran juego. David Luguillano, oreja y ovación. Finito de Córdoba, oreja; aviso y oreja. Morante de la Puebla, aviso y ovación; dos orejas. Finito, Morante y el mayoral salieron a hombros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de septiembre de 2000