Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El destino de la cocaína que transportaba el buque apresado por los geos era Italia

El registro del barco para buscar un alijo de más de cinco toneladas puede tardar tres días

Italia era el destino del alijo de cocaína que transportaba el carguero apresado el jueves a 200 millas de las costas canarias, según la policía. El barco llegó ayer de madrugada al puerto de Las Palmas de Gran Canaria, y sus 20 tripulantes -un panameño, un mexicano y 18 filipinos- pasaron a disposición judicial. Por la mañana comenzó un minucioso registro de la embarcación para determinar la cantidad exacta de cocaína interceptada, que, según la policía, puede superar las cinco toneladas. De confirmarse este extremo, se trataría del segundo mayor alijo de esta droga decomisado por la policía española.

Apresar la 'nodriza'

El buque Privilege, apresado el jueves por la polícia española, se encuentra desde la madrugada de ayer atracado en el arsenal del puerto de Las Palmas de Gran Canaria. Allí, la policía inició en torno a las 11.30 horas de ayer un minucioso registro para determinar la cantidad de cocaína incautada. La importancia del alijo y la forma en que está escondido hacen prever un registro lento. "Puede que dure hasta tres días", advertía ayer en conferencia de prensa Gonzalo Robles, delegado del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas.Robles declaró que el alijo de cocaína incautado está "probablemente por encima de las cinco toneladas". "Si se confirma que la carga es tan importante", explicó, "estaríamos ante el segundo mayor alijo incautado por la policía española", después de las cerca de 15 toneladas incautadas en el transcurso de la Operación Temple en el verano de 1999.

El buque apresado, de 120 metros de eslora y de bandera de Santo Tomé y Príncipe, zarpó el pasado 16 de agosto de Puerto Ordaz, en el Orinoco, Venezuela, cargado ya con la droga. A continuación, hizo escala en Puerto Cabello, también en Venezuela, donde recogió una carga legal de 5.000 toneladas de acero en bobinas y mil toneladas de asfalto. Desde ahí emprendió su viaje a un puerto italiano.

La policía sospecha, según indicó Gonzalo Robles, que detrás de la cocaína incautada está el cartel colombiano de los Mellizos.

El Privilege era, según Robles, lo que en el mundo del narcotráfico se conoce como un barco nodriza. Estas embarcaciones trasvasan el cargamento en alta mar a una serie de barcos pesqueros que vienen a buscarlo, de manera que la nodriza llega a puerto sin el cargamento de droga.

El Cuerpo Nacional de Policía, en el marco de la denominada Operación Ostra, dirigida por el magistrado de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, decidió apresar el barco antes de su llegada a puerto, pues no tenía identificadas las naves a las que se pretendía trasvasar el alijo. Además, se quería garantizar que no se produjera la pérdida de una parte del cargamento.

El abordaje, por mar y por aire, se produjo el pasado jueves sobre las tres de la tarde. El buque se encontraba a 200 millas de las costas canarias, en aguas internacionales, por lo que hubo que solicitar la autorización del consulado de Santo Tomé, unas islas en el golfo de Guinea, África, cuya bandera llevaba el Privilege.

En la operación intervinieron un buque de la Armada, un helicóptero del Ejército del Aire, 20 agentes del Servicio de Vigilancia Aduanera y 12 miembros del Grupo Especial de Operaciones (GEO).

Los tripulantes del Privilege, según Gonzalo Robles, no ofrecieron resistencia y la toma del barco se produjo sin mayores incidentes. Sólo uno de los geos sufrió un esguince en el tobillo al abordar el barco desde el helicóptero.

Los geos inmovilizaron entonces a la tripulación y los agentes del Servicio de Vigilancia Aduanera se encargaron de llevar el barco al puerto de Las Palmas de Gran Canaria. El viaje fue más lento de lo previsto. Se navegó muy despacio, según Robles, por la dificultad que entraña manejar una embarcación de esas dimensiones. Al parecer, se produjo, además, una pequeña vía de agua en el buque, lo que hizo el viaje todavía más difícil.

La Operación Ostra es una segunda fase de la operación internacional Orinoco, que se desarrolló entre los días 17 y 19 de agosto. Dicha operación, cuyas investigaciones comenzaron hace seis meses, supuso la incautación de diez toneladas de cocaína y la detención de 15 personas: 12 venezolanos, 2 italianos y un francés. A pesar de que las dos operaciones se han desarrollado en España, Gonzalo Robles aseguró que, hasta el momento, no ha habido detenidos ni investigados españoles.

Normalmente, según explicó el comisario de la Policía Judicial Jesús Espigal, los alijos de droga se detectan en los barcos pequeños que la llevan desde la nodriza hasta los puertos. Pero en esta ocasión ha sido posible intervenir el buque nodriza. La policía cree que pudo facilitarlo el hecho de que, después del duro golpe al narcotráfico que supuso la detención de los principales implicados en el envío de la cocaína a Europa, el buque Privilege pudo quedarse sin "directrices claras", y se convirtió en más vulnerable.La Operación Ostra sigue abierta y la policía no descarta que en las próximas semanas se produzcan nuevas detenciones. Con el fin de obtener nuevos datos sobre sus actividades, los agentes del Cuerpo Nacional de Policía comenzaron ayer por la tarde a interrogar a los tripulantes. Por otra parte, Robles dijo que, al conocer que el destino de la droga era Italia, la policía está colaborando de manera "muy estrecha" con los carabinieri italianos.

Si finalmente se confirma que la cantidad de cocaína incautada supera las cinco toneladas, se trataría del segundo mayor alijo aprehendido por la policía española, y uno de los más grandes que se han incautado en todo el mundo en los últimos 10 años.

El mayor alijo de cocaína jamás incautado fue el que la policía estadounidense aprehendió en septiembre de 1989 en Los Ángeles. En esa ocasión, se evitó que llegara al mercado un cargamento de de 20 toneladas de esa sustancia. En Europa, el cargamento más notable aprehendido por la policía en los últimos diez años fueron las 15 toneladas incautadas en la Operación Temple, que se desarrolló en julio de 1999 en España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 3 de septiembre de 2000