Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una niña de ocho años, en coma tras hundirse en una piscina privada

Marta H.F., de ocho años, permanecía anoche ingresada en estado de coma inducido en la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital Doce de Octubre tras sufrir ayer tarde un accidente en la piscina de la urbanización Santa Elena de San Martín de la Vega (11.000 habitantes), según fuentes municipales. La pequeña se encontraba sobre las 17.30 en la piscina jugando con otros niños cuando, por causas desconocidas, se hundió en el vaso. Un socorrista del complejo la rescató. Los empleados desconocían ayer el tiempo que la niña pasó debajo del agua.En un principio, el socorrista logró reanimarla aunque poco después la niña perdió el conocimiento y sufrió un edema cerebral, según los médicos que la atendieron. La chiquilla fue trasladada en una UVI móvil del Sercam al hospital Doce de Octubre, en el que ingresó a las seis de la tarde.

Según las mismas fuentes hospitalarias, el estado de Marta empeoró tras ingresar en la UCI, aunque los médicos informaron a los padres de la pequeña que hay que esperar a su evolución en los próximos dos días para determinar cuál es su situación real y comprobar si está dañado su cerebro.

Desde hace cuatro años la familia de la menor reside en la urbanización Santa Elena, situada en la entrada noroeste del municipio, por la carretera M-508.

El pasado 21 de junio se produjo un accidente similar con un desenlace trágico en la piscina municipal de San Martín de la Vega. Mohamed E. H., de 13 años y estudiante del instituto Anselmo Lorenzo, murió tras permanecer cinco días en coma después de pasar hundido al menos dos minutos en el fondo del vaso, informa Luis Fernando Durán.

"Parece que estamos gafados, porque hace sólo tres meses un niño de 13 años sufrió un percance prácticamente igual en nuestra piscina municipal y esperemos que no se produzca el mismo final", dijo el alcalde de San Martín de la Vega, Juan Carlos Vállega.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de septiembre de 2000