Entrevista:JUAN CLAVERO - COORDINADOR ECOLOGISTA

"Duele ver la sumisión del Gobierno sobre el 'Tireless"

El coordinador de la federación Ecologistas en Acción en Cádiz, Juan Clavero (Cazalla de la Sierra, Sevilla, 1954) no puede ocultar su decepción ante el desinterés oficial alrededor de la reparación del submarino nuclear británico Tireless en el puerto de Gibraltar. La federación ecologista ha sido uno de los actores más activos en este conflicto desde que el sumergible llegó a la bahía de Algeciras el 19 de mayo y ya han recogido miles de firmas pidiendo que el buque nuclear averiado salga de la zona.Pregunta. ¿Realmente sabemos a lo que nos enfrentamos?

Respuesta. No nos lo cuentan. En el tema de la avería, está habiendo una desinformación absoluta. Una fisura en el circuito de refrigeración del reactor implica que ha tenido que haber una fuga enorme de agua radiactiva, ya que el refrigerante está a 150 atmósferas de presión. Además, ese agua contaminada ha tenido que verterse en algún lado.

P. ¿En el trayecto del Tireless desde Sicilia a Gibraltar?

R. Puede ser.

P. ¿Cómo catalogaría usted el riesgo?

R. Un accidente en un submarino es mucho más peligroso que en una central nuclear. El uranio 235 que se usa como combustible en las centrales está enriquecido al 4%, mientras que en los submarinos, como tienen menos carga y tienen que ser más eficientes, suele estar enriquecido por encima del 50%. Una fuga es mucho más peligrosa y dañina. Además, en las centrales, encima de la vasija de acero del reactor está superpuesta una capa de hormigón [llamada de contingencia de protección], que, por razones obvias, no hay en los submarinos.

P. ¿Qué contaminantes se pueden escapar entonces?

R. El uranio al fisionarse produce una serie de isótopos radiactivos volátiles, Iodo 131, Estroncio 90 y Cesio 137. Estos están siempre en el agua del circuito primario y escaparán con ella en cualquier fuga. En la central de Zorita, en 1996, hubo una avería similar y la tuvieron cerrada durante un año. Si hay una fisura pasante [que haya perforado totalmente el tubo], lo evidente es que el material está degradado y no sabemos que reparación será necesaria. Algunos códigos del propio Reino Unido catalogan estos accidentes en el mismo nivel de peligrosidad que el de Chernóbil. Sabemos que en agosto de 1990 el submarino británico Conqueror tuvo una avería exactamente igual y lo trasladaron desde Faslane, al norte de Escocia, hasta Devonport, en el sur de Inglaterra, porque este puerto estaba adecuadamente preparado.

P. ¿Cómo cree que han actuado las autoridades españolas?

R. Nos duele ver la sumisión del Gobierno central a no sabemos muy bien qué: la OTAN o el Reino Unido. En Sicilia, hay bases de la OTAN, pero sospechamos que el Gobierno italiano no permitió que el Tireless atracará allí y los británicos se los trajeron a la colonia, donde no tienen que dar explicaciones. Es inaudito que el Gobierno permita esto sin tener previstas medidas de emergencia. Un hipotético accidente en una zona con tanto viento podría extenderse hasta 100 kilómetros, hasta Cádiz. La Junta ahora pide que se vaya el submarino, pero más que en un primer momento, ha actuado en un tercero. Si Gibraltar estuviera en las islas británicas, el buque no se repararía en su puerto. La sumisión es lo peor.

P. ¿Qué se puede hacer?

R. La movilización social seguirá fuerte y el Gobierno debería hacer algo a escala internacional sobre el estrecho de Gibraltar, que es una de las zonas de mayor tránsito de buques de propulsión nuclear con el riesgo que esto implica y la falta de control que hay.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS