Corte de tráfico en la carretera de Vielha

El accidente de un camión que transportaba gasolina obligó a cortar ayer durante más de cuatro horas la carretera N-230, que comunica Lleida con la Val d'Aran. Se vertió combustible en la carretera y en un campo cercano pero, según la Guardia Civil, en ningún momento hubo peligro de explosión. El conductor, de 25 años, resultó herido leve. El camión, de la compañía Repsol, llevaba 20.000 litros de gasolina y 12.000 litros de gasóleo. Alrededor de las once de la mañana, cuando circulaba por la N-230 a su paso por Areny, el vehículo se salió de la carretera durante un adelantamiento y posteriormente volcó. Numerosos efectivos de los bomberos y la Guardia Civil se desplazaron al lugar del accidente para evitar cualquier riesgo y para limpiar el combustible que se había vertido. El accidente originó algunas retenciones ya que esta carretera es una de las más transitadas del Pirineo. Finalmente, la Guardia Civil decidió desviar la circulación por carreteras alternativas entre El Pont de Suert y Pont de Montanyana, mientras se trasvasaba a otra cisterna la parte del combustible que quedaba en el camión y se retiraba el vehículo accidentado, una operación que se prolongó durante toda la tarde.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS