Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pisos para construir un futuro

En España existen distintas modalidades de residencia para menores. Desde hace un año, y para dar una salida a los inmigrantes que siendo menores rozan los 18 años, empezaron a habilitarse pisos en los que conviven de cuatro a seis chavales con dos o tres monitores. Esta situación es la mejor de las posibles para los jóvenes inmigrantes que pretenden construirse un futuro en España. Llevan una vida similar a la de un estudiante. Por la mañana acuden a los talleres que ofrece su comunidad para aprender un oficio. Hay cursos de corte y confección, de hostelería, de construcción, etcétera. Además, estudian español dos horas diarias.

Por la tarde, además de realizar las tareas propias de una convivencia común, pasean, hacen deporte y acompañan a sus tutores en salidas programadas para que entren en contacto con su entorno.

"Se trata de conseguir la máxima integración posible antes de que cumplan los 18 años para que sepan enfocar su vida solos después", explica Magdalena, una de las monitoras de un piso de jóvenes de Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de agosto de 2000