Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los inmigrantes chinos dejan su ayuno sin promesa de regularización

Los 12 ciudadanos chinos que el pasado sábado comenzaron en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de Ceuta un ayuno voluntario para evitar su repatriación desistieron ayer de su huelga de hambre sin que la Delegación del Gobierno en la ciudad autónoma les haya prometido la regularización de su estancia en España.El colectivo, que continúa con la moral por los suelos, según fuentes cercanas a los inmigrantes, ha preferido volver a ingerir alimentos después de que los trabajadores sociales y las organizaciones no gubernamentales que prestan colaboración en el CETI se esforzaran en que abandonaran su huelga de hambre por temor a que alguno pudiera sufrir deshidratación debido a las altas temperaturas en Ceuta.

Durante los días de ayuno, una medida de presión para evitar la devolución a China como ha ocurrido con tres de sus compatriotas en las dos últimas semanas, los inmigrantes han estado supervisados en todo momento por el equipo sanitario del centro, que ha corroborado que el estado de salud de todos es satisfactorio, incluido el de la joven embarazada de dos meses.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de agosto de 2000