El director de Protección Ciudadana sufre quemaduras en un incendio

Gritos de socorro

El director general de Protección Ciudadana, Eduardo Sanromán, sufrió ayer quemaduras en una mano y un esguince en una pierna al verse rodeado por un incendio de pastos en Colmenar Viejo, cuando viajaba en su todoterreno oficial. Junto a Sanromán viajaban en el Jeep, el conductor, el suboficial de guardia de los bomberos de la Comunidad, un técnico forestal, un policía local, dos guardias civiles y un ganadero de 74 años.Todos los ocupantes del vehículo escaparon al ver cómo las llamas prendían en la parte trasera del mismo. Sin embargo, el mayor de ellos, el ganadero Antonio G., de 74 años, no pudo huir y sufrió gravísimas quemaduras en el 80% de su cuerpo. Su estado anoche era crítico y los médicos eran pesimistas sobre su evolución.

Un ganadero de 74 años se abrasó cuando intentaba huir de las llamas

De repente, el fuego alcanzó la parte trasera del todoterreno y sus ocupantes salieron a la carrera ante el peligro. Según el relato de los bomberos, el grupo huyó hacía un muro que actuó de cortafuegos y que detuvo las llamas. Entre el fuego, Sanromán y los demás oyeron los gritos de socorrro que profería el ganadero Antonio G., que no logró alcanzar el muro porque, según sus acompañantes, no podía correr. Uno de los bomberos se lanzó a por el hombre, convertido ya en una antorcha humana, según los testigosAntonio G., de 74 años, tenía quemaduras de segundo y tercer grado en el 80% de su cuerpo, según aseguraron la Cruz Roja y el 061. Fue trasladado por un helicóptero del servicio de rescate a la Unidad de Quemados del Hospital La Paz. Su estado anoche era crítico. El septuagenario acudió al lugar del siniestro al ver que las llamas amenazaban una nave de su propiedad en la que guarda las vacas.

El incendio arrasó 80 hectáreas de pastizal. Un portavoz de los bomberos de la Comunidad aseguró que "las consecuencias hubiesen sido peores" si el director general no hubiera auxiliado a esas personas con su propio vehículo. "Cuando todos habían huído del coche al ver de cerca las llamas, la situación era límite pese a lo cual echaron en falta a alguien", añadió.

Las llamas destrozaron la parte trasera del todoterreno aunque no afectaron al resto del vehículo. La rueda de repuesto, los intermitentes y un parachoques quedaron calcinados. Los bomberos de la Comunidad sospechan que el fuego fue originado por un operario que manejaba un soplete mientras instalaba unas tuberías en un camino próximo a la autovía de Colmenar Viejo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS