Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aznar inicia su veraneo en Oropesa con fuertes medidas de seguridad

El presidente del Gobierno, José María Aznar, llegó ayer a la urbanización Les Platgetes de Bellver, en la localidad castellonense de Oropesa del Mar, que ha elegido como lugar de veraneo en la última década. Una semana más tarde de lo habitual, a las 20.45, José María Aznar franqueó conduciendo su propio vehículo la puerta del chalé que el empresario del grupo Porcelanosa, José Soriano, le alquila a la familia del presidente en el mes de agosto. Aznar no hizo declaraciones y se limitó a bromear con los periodistas sobre su preparación física. "Estoy muy bien, en plena forma", comentó.Acompañado de su esposa, Ana Botella, y de Alonso, el menor de sus hijos -la hija del matrimonio ya está hace unos días en Oropesa y el mayor, José María, llegará en dos días-, el presidente llegó al aeropuerto de Valencia cerca de las ocho de la tarde y, posteriormente, voló en helicóptero hasta Castellón. Fue recibido por el presidente de la Generalitat Valenciana, Eduardo Zaplana; el director general de la Policía, Juan Cotino; la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá; el alcalde de Castellón, José Luis Gimeno, y el subdelegado del Gobierno. La familia Aznar venía del parque nacional de Doñana, donde pasó el fin de semana.

Las estrictas medidas de seguridad han sido visiblemente reforzadas. Bajo la vigilancia de un centenar de agentes de la Guardia Civil desplegados por la zona, a los que se han añadido efectivos de los cuerpos especiales, los Aznar tienen previsto un veraneo que no se saldrá de la rutina de ocasiones anteriores: baño en alta mar o en la pequeña cala de la urbanización, partido de pádel, paseo con los perros y mucha lectura.

A lo largo del mes, el presidente tiene previsto salir a navegar por el Mediterráneo con el ex ministro de Asuntos Exteriores Abel Matutes, mientras que su esposa probablemente visitará, acompañada por algunos de sus hijos, el parque de atracciones Terra Mítica, en Benidorm, recientemente inaugurado.

La estancia veraniega del presidente en Les Platgetes de Bellver, una urbanización con unos 200 chalés, atrae entre el vecindario a personas de relieve en el mundo político y económico. El torneo de pádel en el que suele participar la familia Aznar, que se celebra en la vecina Torre Bellver y que este año es internacional y puntuable, ha ampliado su aforo hasta las mil personas, algo "inconcebible" en acontecimientos de este tipo en otras fechas y lugares.

Como en otros agostos, la residencia temporal del presidente atraerá a Oropesa algunas visitas de carácter reivindicativo. Los bomberos, que reclaman mejoras en sus condiciones laborales, han sido los primeros que han anunciado una concentración, mientras los ecologistas que se oponen al proyecto de una carretera que ha de culminar en la misma Oropesa también estudian hacer "acto de presencia". Los farmacéuticos, contrarios a las medidas del Gobierno sobre el sector, se han limitado a solicitar una entrevista.

El jefe del Ejecutivo tiene previsto desplazarse hoy a Palma de Mallorca para mantener la primera audiencia de este verano con el rey Juan Carlos. La agenda no incluye en principio un encuentro con el canciller alemán, Gerhard Schröder, quien pasa unas semanas de descanso en Palma de Mallorca, aunque no se descarta que también se reuna con él. Aznar estará en Oropesa hasta el 26 de agosto. El día 28 iniciará un viaje oficial a Polonia y el 1 de septiembre presidirá el Consejo de Ministros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 7 de agosto de 2000

Más información

  • El presidente y su familia llegan a Les Platgetes