VIAJE ALFUTURO

Un texto que fluye

Los directivos de E Ink, una pequeña compañía estadounidense, están convencidos de que el papel sería un invento perfecto, si no fuera por un pequeño detalle: la palabra escrita perdura y no puede modificarse. Por ello, se han propuesto crear una nueva generación de papel -Papel 2.0- capaz de borrarse e imprimirse de acuerdo con el contenido que introduzca el usuario. Se trata de una lámina de aproximadamente un milímetro de grosor repleta de minúsculas bolas que, a su vez, contienen partículas que se acercan o alejan de la superficie de acuerdo con la carga eléctrica que se les suministra. Cambiando la polaridad de las partículas de una bola, se puede dibujar un diminuto punto que, unido a otros, forma las letras, palabras y dibujos que componen un documento. Una tecnología parecida, diseñada por el Laboratorio Multimedia del Instituto Tecnológico de Massachusetts, hace girar las bolas, cuya superficie está teñida de varios colores, al son de la carga eléctrica que reciben, para así mostrar los puntos sobre la superficie de la lámina. Los primeros prototipos de tinta electrónica se utilizan como carteles en supermercados, pero los directivos de E Ink han anunciado la próxima aparición de nuevos soportes informativos que permitirán leer un libro o el periódico sin tener que pasar de página. Entre sus objetivos a más largo plazo se encuentran las esferas de los relojes, las pantallas de los teléfonos celulares e, incluso, algunos objetos y prendas capaces de cambiar su estampado de acuerdo con los gustos de su propietario.

Más información

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 04 de agosto de 2000.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50