Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La más grande reunión política jamás contada vía Internet

La última vez que los republicanos eligieron en Filadelfia a su candidato a la Casa Blanca fue en 1948 y constituyó la primera retransmisión televisiva en directo del congreso de un partido político. Ahora, los republicanos proclaman, y quizá con razón, que la actual coronación de George W. Bush representa la puesta de largo de la relación entre Internet y la política.Con independencia de cientos de periódicos, radios y televisiones de todo el mundo, un total de 35 organizaciones mediáticas .com cuentan en directo el cónclave. Están agrupadas en Internet Alley, una gigantesca carpa montada a la vera del Centro de Convenciones.

El hecho de que la convención haya tendido 11.000 kilómetros de cable de fibra óptica da la medida de su apuesta, que es la de EE UU. Esos kilómetros de fibra óptica representan la distancia que media entre Filadelfia y Japón.

Mientras la CNN.com, entre otros .com, cuentan lo que ocurre en Filadelfia a través de páginas web perfectas en diseño y desbordantes de contenidos informativos y documentación, America Online y otros servicios de Internet organizan tertulias de 24 horas sobre el circo republicano.

En las cuatro tiendas dedicadas a los medios de comunicación -han sido acreditados 15.000 periodistas y técnicos, un récord mundial-, se accede a todo lo que ocurre en el anfiteatro no sólo a través del clásico circuito cerrado de televisión, sino de una red cibernética propia, una Intranet. Se calcula que la Convención Nacional Republicana cuesta más de 60 millones de dólares. En este congreso se nota que hay dinero. Un tercio de los 2.066 delegados y los 2.066 suplentes ingresan más de un millón de dólares (unos 170 millones de pesetas) al año, según informaron ayer varios medios norteamericanos. Y en contraste con el esfuerzo de Bush por tender puentes hacia mujeres, afroamericanos e hispanos, dos tercios de los republicanos reunidos son varones blancos de clase medio o alta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de agosto de 2000