Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:ESTA SEMANA

Cohesión congresual

Cuando Manuel Chaves regrese de Madrid de presidir la última Comisión Política antes de la celebración del congreso federal, le espera en Andalucía un nuevo reto. Además de prever todos los escenarios posibles para evitar improvisaciones desagradables en el desarrollo de este cónclave, y que se celebre con la mayor normalidad posible, ha de trabajar, de igual forma, con el fin de consolidar la posición, inicialmente cohesionada, de la delegación socialista andaluza.Hasta se puede considerar un éxito el hecho de que no se haya producido hasta ahora un rosario de pronunciamientos en público en favor de uno u otro candidato. No se hubiera entendido de otra manera que la organización de mayor peso específico dentro del propio congreso tomara una opción determinada cuando aún los aspirantes a la secretaría general recorren esta semana Andalucía explicando sus propuestas y reclamando los apoyos suficientes, en un último esfuerzo así, para hacerse con el control del partido.

Pero esta situación de espera contenida no se mantendrá por mucho tiempo. Primero, se analizará y cerrará el documento de síntesis que ha de reunir las enmiendas correspondientes en cada una de las delegaciones, y luego se tratará de mantener al máximo, como principal valor, una posición común, por encima de estrategias personales de algunos de los que participarán en este congreso. Ese es el objetivo, otra cosa es que lo consigan. Mientras tanto, unos y otros tratan de escudriñar por dónde van las predilecciones de Chaves.

Su papel de árbitro le impide alegrías, de momento, pero respira tranquilo al pensar que tanto José Bono como José Luis Rodríguez Zapatero son considerados como pertenecientes a la mayoría de la que él, sin duda, forma parte. Al margen del resultado final, seguro que ya se conforma con que el congreso se desarrolle sin sobresaltos y con la solidez necesaria para señalar las vías de salida a la crisis que vive su partido.

Se trata de una tarea ingente mientras que aquí le aguarda el trabajo cotidiano como jefe del Ejecutivo andaluz. Como tal, tratará de cumplir esta semana con uno de sus más destacados compromisos electorales, como es el de reducir los procedimientos administrativos para la apertura de un negocio o la creación de una empresa. Para ello se aprobará en este Consejo de Gobierno el correspondiente decreto que incluye las medidas necesarias para implicar una mayor agilidad administrativa.

Todo eso, mientras que se trabaja intensamente en el informe jurídico que confecciona la Consejería de Economía y Hacienda sobre la repercusión del auto del Tribunal Constitucional en la aplicación de la Ley de Cajas. La norma está aprobada y en vigor y lo resuelto por el Tribunal sólo afecta a los seis canónigos de Cajasur, piensan en el Gobierno andaluz, de modo que se actuará con todas las consecuencias. Lo de negociar con el PP, a pesar de las grandilocuentes declaraciones, quedará en eso, porque no existe en verdad margen político suficiente para el consenso en el desarrollo de una ley salida del Parlamento.

Sólo habrá posibilidad de diálogo en asuntos parciales relativos a fusiones o aspectos concretos del reglamento futuro. Al final, va a llevar razón el coordinador de IU, Antonio Romero, cuando se escandalizaba días atrás al conocer las declaraciones del presidente del Parlamento andaluz, Javier Torres Vela, quien se mostraba partidario de la negociación con el PP tras salvar las dificultades surgidas en la puesta en marcha de esta ley. El texto está aprobado y bien vivo, ahora sólo es cuestión de hacerlo cumplir.

Chaves tiene suficiente tarea por delante, como para que, incluso, el PP le reproche su supuesta distracción de los temas andaluces. Así se lo reprocha la presidenta regional del PP, Teófila Martínez. Desde luego que está legitimada para ello, sin olvidar, eso sí, que también ella, como alcaldesa de Cádiz, tiene un patio trasero que cuidar, máxime ahora con la marcha de factorías, como es la emblemática CASA.

ANTONIO YÉLAMO

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de julio de 2000