Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA SITUACIÓN DE LOS INMIGRANTESANTONIO IZQUIERDO - CATEDRÁTICO DE SOCIOLOGÍA

"Si piden extranjeros, que se les contrate"

La mayor encuesta sobre la immigración que se está llevando a cabo en España entrevistará a 3.000 ciudadanos extranjeros en proceso de regularización y sus resultados se conocerán en enero de 2001, tal como ha explicado uno de los coordinadores del trabajo, el catedrático de Sociología de la Universidad de A Coruña Antonio Izquierdo. Se calcula que 200.000 extranjeros se acogerán a este proceso de regularización, que finaliza a finales de mes. Durante unas jornadas sobre la immigración en España que se realizan en el marco del Campus Universitari de la Mediterrània, en Vilanova i la Geltrú, Izquierdo recordó que nunca en los fenómenos migratorios ha habido situaciones de pleno empleo en las sociedades receptoras, por lo que el paro coexistirá siempre con la necesidad de mano de obra extranjera en sectores concretos.Izquierdo, integrante del equipo de expertos sobre immigración de la OCDE, comenta que es este organismo internacional el que recomienda llevar a cabo encuestas de este tipo durante los procesos de regularización. El objetivo es conocer mejor los immigrantes que se establecen en un país determinado. "Al principio, se dijo que durante el proceso de regularización se tramitarían unas 80.000 solicitudes. No sé de dónde salió ese número porque es una cifra política", dice Izquierdo. "Yo calculé que en realidad serían unas 175.000 las personas y al final acabarán siendo unas 200.000".

Respecto a las peticiones hechas por el sector empresarial en demanda de más mano de obra extranjera, Izquierdo asegura: "Si piden 100.000 trabajadores extranjeros, que pongan los contratos laborales sobre la mesa, con todo en regla, pero que no se dediquen a lanzar números políticos", insiste. En su opinión, "no debemos desperdiciar la aportación de flexibilidad que hacen los immigrantes al mercado de trabajo", aunque pronostica que, en un futuro, algunos extranjeros legalizados van a ser sustituidos en sus puestos de trabajo por nuevos irregulares, en situación de explotación laboral. Por tanto, recomienda este experto, la Administración deberá ofrecer canales de entrada para, al menos, reducir la inmigración ilegal. "Es ilusorio pretender eliminar la inmigración ilegal, pese a los efectos perversos que tiene para todos, unos costes sociales y de marginación altísimo", dice.

"Ellos van "donde hay", como dice un dicho mejicano. Y es que, según recuerda Izquierdo, un factor que debe tenerse en cuenta en los fenómenos migratorios es que el paro afecta tanto a los inmigrantes como a los nativos del país receptor. "El paro y la demanda de obra extranjera para necesidades sectoriales son situaciones que coexisten. Es algo que ha pasado siempre en todos los países.

Durante el cursillo impartido en Vilanova, Izquierdo ha recomendado a sus alumnos que lean a los clásicos en la materia y les citó especialmente a Josep A. Vandellós, un economista catalán de principios de siglo que escribió L'emigració a Catalunya.Los alumnos que han asistido a las clases ya trabajan con colectivos de inmigrantes. Son personas sosegadas, no militantes proinmigración o antiinmigración, que quieren estudiar el fenómeno tranquilamente". Y otro consejo que hace extensivo a la población en general: "Que la gente viaje al extranjero y que haya matrimonios mixtos, para que desaparezcan los prejuicios".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de julio de 2000