Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:MANUEL RAMÍREZ MORAZA - ALCALDE DE MARCHENA

"En materia de agua se están solapando distintas inversiones"

Hace algo más de un año que Manuel Ramírez Moraza emprendió su sexta legislatura como alcalde socialista del Ayuntamiento sevillano de Marchena. Ahora anuncia su dimisión para presidir una oficina técnica que coordinará los objetivos e intereses de dos consorcios de agua de la provincia, el Huesna y el Plan Écija. Pregunta. ¿Por qué dimite?

Respuesta. Porque estoy convencido de que he cubierto un ciclo extenso dedicado a la tarea municipal y llega un momento en que es bueno que nuevas caras, iniciativas y formas de ver las cosas asuman esa responsabilidad. En segundo lugar está la oferta del presidente de la Diputación, [Luis Navarrete], para trabajar en el tema del agua, es una tarea que me ilusiona mucho.

P. ¿Por qué cree que le ha nombrado Navarrete?

R. No lo sé. Yo puedo aportar mi experiencia de 21 años trabajando en el tema del agua, de haber presidido el consorcio de aguas Plan Écija. Es algo que siempre me ha interesado y preocupado porque me gusta. Me he preocupado de asistir a congresos, asambleas, jornadas alrededor del agua y fue una sorpresa cuando me llamó el presidente ofreciéndome esta posibilidad.

P. ¿Cuál es el objetivo de esta nueva oficina técnica?

R. Todavía no hay nada planificado. Yo todavía soy alcalde. Hay unos objetivos a nivel de coordinación, normativa, inversiones, depuración.

P. Unir el Huesna con el Plan Écija es un primer paso. Pero ¿el objetivo final es tener una empresa única provincial de gestión de aguas y para eso hay que contar con Emasesa y Aljarafesa?

R. Hay un objetivo inicial y uno final y un camino largo y tortuoso en medio, de mucho negociar y discutir con los interlocutores del agua.

P. ¿Por qué es tan importante que se unifique la gestión del agua?

R. Yo no digo que vayan a dejar de existir las empresas actuales [Emasesa, Aljarafesa, Huesna-Écija]. A lo mejor funcionan bien y puede ser un error plantear que desaparezca todo, pero hace falta un trabajo de coordinación y una normativa única en el agua porque todos los ciudadanos tenemos los mismos derechos: a un mismo servicio, una normativa única y una tarifa única. En saneamiento y depuración, que está todo prácticamente por hacer, pues coordinar que esas inversiones se hagan correctamente y de forma que después se pueda gestionar de manera coordinada. No se trata de romper con lo anterior, pero si al final de ese camino largo, se crea el convencimiento de que haya una única empresa de gestión del ciclo integral del agua, pues bendito sea Dios.

P. ¿Qué le pide al Gobierno central en materia de agua?

R. Lo primero que habrá que tener es una planificación global clara, no se puede pedir por pedir, hay que saber lo que se necesita, desde un consorcio o desde los tres [Huesna-Écija, Emasesa y Aljarafesa]. Tener claras las inversiones que se necesitan.

P. ¿Antes no se han tenido claras?

R. Sí, pero de forma individual. De hecho se están solapando inversiones que a lo mejor se podrían rentabilizar de otra manera. Por ejemplo con la depuración del agua, en lugar de hacer una depuradora en un municipio y otra en otro, pues a lo mejor con una sola basta. La planificación global no existe.

P. ¿Puede que al final coexistan tres consorcios de agua y que sólo se unifiquen algunas competencias?

R. No sería lo ideal pero puede ocurrir.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de julio de 2000