Un técnico declara que el hospital de Mataró comenzó a funcionar sin estar terminado

La situación no varía

Mario Nhara, ingeniero de la empresa CAST, sociedad que dirigió las obras de construcción del Hospital de Mataró, responsabilizó ayer ante el juez al Servicio Catalán de la Salud de poner en funcionamiento unas instalaciones que no habían sido entregadas por CAST. Dos pacientes murieron el año pasado a causa de un error en el suministro de gases medicinales en el citado hospital. Nhara aseguró que las obras no habían sido entregadas en su totalidad, ya que se habían excluido la cocina y todos los servicios de radiodiagnóstico porque no estaban acabados.Pep Manté, abogado del comité de empresa del Consorcio Sanitario del Maresme, que actúa como acusación particular en el caso, calificó la declaración del ingeniero de CAST de "esclarecedora" y se mostró esperanzado en que las próximas declaraciones de los técnicos de las obras sigan en la misma línea. Según manifestó Manté, Nhara reconoció ante el juez haber firmado la recepción provisional de las obras en octubre de 1998, pero añadió que en el documento se especificaba que faltaban por entregar la cocina y todos los servicios de radiodiagnóstico, entre los que se encontraba la sala del TAC donde se produjeron las dos muertes, porque estaban inacabados. Manté declaró ante el juez que faltaba prácticamente todo. No se trataba pues, según Mario Nhara, de pequeños desperfectos, contrariamente a lo que indicó en una declaración anterior el representante del Servicio Catalán de la Salud, Francesc Muntaner.

Según se desprende de la declaración de Nhara, poco después de la inauguración oficial del Hospital de Mataró, en diciembre del 1998, ante su inminente puesta en funcionamiento -abril de 1999-, CAST advirtió a través de un fax a la empresa contratista principal, Fomento de Construcciones y Contratas, de que seguían sin estar entregadas la zona de radiología y la cocina. Nhara añadió que un año después de su puesta en funcionamiento todo sigue "en la misma situación", ya que las obras aún no se han entregado oficialmente, con lo que "legalmente no se pueden utilizar".Manté afirmó que, aparte de los responsables de la mala instalación de los conductos de gases medicinales de la sala del TAC del Hospital de Mataró, el ingeniero de CAST apuntó al Servicia Catalán de la Salud como último responsable del caso, puesto que autorizó la puesta en marcha de unas instalaciones que no habían sido comprobadas.

Según indicó Mario Nhara, el hecho de que CAST no hubiera entregado las obras significa que la empresa encargada de realizar los controles de calidad tampoco los había hecho. Y añadió que a ellos no les constan estos controles de calidad, pero tampoco quiso afirmar si se habían realizado o no, algo que deberá aclarar la empresa contratada con este fin.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 05 de julio de 2000.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50