El Supremo de EEUU permite a Elián volver a Cuba

El niño 'balsero' y su padre viajan de regreso a su país tras una larga batalla judicial

La odisea de Elián González en EEUU acabó ayer en el momento en el que el Tribunal Supremo anuló el último impedimento judicial que todavía retenía al niño cubano y a su padre en el suelo de este país. A las doce del mediodía, en la última sesión antes de suspender su trabajo durante el verano, el tribunal renunció a estudiar el caso. Tres horas más tarde (a las nueve de la noche, hora peninsular española) Elián salió de la casa en la que se ha alojado en Washington con destino al aeropuerto. El viaje hacia Cuba, previsto para última hora de la noche, puso fin a siete meses durante los que el niño se vio en medio de la pelea familiar mejor retransmitida de la historia. Sus familiares en Miami perdieron toda posibilidad de retener al niño.

Más información

El padre de Elián, en un mensaje de despedida junto a la escalerilla del avión que tomó en Washington con destino La Habana, agradeció el apoyo de quienes le han defendido. "Estamos muy felices de regresar a casa", dijo Juan Miguel González. También aseguró que "a pesar del sufrimiento" ha conocido a "personas muy brillantes en este país". Y se aventuró en el terreno de la diplomacia: "Espero que en un futuro este mismo tipo de amistad se produzca entre los dos países".Horas antes, los jueces escribieron el final del interminable recorrido judicial que ha tenido el caso Elián González: "Se deniega la petición de aplazamiento presentada al juez Kennedy y trasladada por él a este tribunal. Se deniega la tramitación de un recurso", dictaron los magistrados. Con la primera frase se anulaba la posibilidad de que Elián y su padre tuvieran que quedarse en EEUU más allá de las cuatro de la tarde de ayer (las diez de la noche, hora peninsular española); con la segunda decisión, el caso quedaba definitivamente cerrado. El tribunal de apelaciones de Atlanta sólo obligaba a Elián y a su padre a permanecer en EEUU hasta las cuatro de la tarde de ayer. La decisión del alto tribunal culmina siete meses de batalla familiar y política, y confirma que sólo el padre puede tomar decisiones sobre su hijo.

Elián Gonzalez y su padre han vivido en Washington los últimos meses acompañados de varios amigos del niño y sus respectivos padres. Su abogado, Gregory Craig, ha pasado los últimos días recordando a los jueces del Supremo que cada día que Elián y su padre pasaban en EEUU "provoca en ellos un daño inmenso e irreparable". Craig, uno de los letrados más caros de Washington, se encargó personalmente de los preparativos del regreso a Cuba. Elián y su padre sólo tardaron tres horas en hacer las maletas desde que tuvieron conocimiento de la notificación del Supremo.

En Miami, algunos de los familiares de Elián que han luchado por su custudia -amparados política y económicamente por la poderosa Fundación Nacional Cubano-Americana- acudieron a la casa que compartieron con el niño. Aunque ya no viven allí (y han mantenido una actitud discreta desde que la policía se llevó al niño el 22 de abril), el pequeño chalé se ha convertido en un lugar a mitad de camino entre un santuario para anticastristas y un objetivo fotográfico para turistas. Los familiares de Elián en Miami recibieron con mal talante la noticia del Tribunal Supremo. Lázaro, tío-abuelo del niño, tuvo que ser sujetado por su hija Marisleysis cuando intentó golpear a un reportero. Un grupo de cubano-americanos que arropaba a la familia acorraló a los equipos de la CNN al grito de "comunistas".

La familia convocó una conferencia de prensa en un hotel de Miami pero finalmente envió sólo al abogado que actuó como su portavoz, Armando Gutiérrez: "Están desolados porque Elián regresa a un país donde nunca será libre, donde su padre nunca le dará la libertad que su madre quería para él. Pero debemos obedecer la ley", aseguró Gutiérrez.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Jeb Bush, Gobernador del estado, se mostró "entristecido por cómo ha terminado el caso". Fue más dura la reacción de su hermano, el seguro candidato presidencial republicano GeorgeW. Bush: "Me siento triste de que la tierra de la libertad envíe a un niño al comunismo de Cuba sin haber escuchado su caso en un tribunal de familia", dijo el Gobernador de Texas.

Al entramado político que se ha tejido en torno al caso se suma un elemento más, quizá paradigmático. Gustavo Roca, presentador de un conocido programa de radio en español en Miami, ha sido despedido dos días después de criticar en antena la forma en la que han llevado el caso Elián los abogados de la familia en Florida. Su programa, Vida en Condominio, ha desaparecido de la antena "porque se desvió de su objetivo radiofónico", según los responsables de la cadena WQBA. Roca aseguró a Thel Miami Herald que su despido le recuerda a los tiempos "cuando estaba en Cuba y me acusaban falsamente de desestabilizar el régimen con noticias falsas. No puedo creer que también me pase aquí".

El regreso de Elián se produce, además, en un momento histórico para las relaciones entre Cuba y EEUU: el Congreso se disponía a aceptar en votación el pacto político ente demócratas y republicanos para aliviar parcialmente el embargo a Cuba. En una conferencia de prensa, el presidente se mostró dispuesto a sancionar la nueva política comercial con Cuba cuando la legislación llegue a la Casa Blanca.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 28 de junio de 2000.

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50