Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fomento asegura que el puente de la N-II estará en funcionamiento antes del próximo 12 de octubre

El puente de la Nacional II en Esparreguera que cayó el pasado fin de semana como consecuencia de las lluvias estará en funcionamiento antes del próximo 12 de octubre. Así lo aseguró la delegada del Gobierno en Cataluña, Julia García-Valdecasas, que ayer se reunió con los alcaldes de los municipios afectados por el temporal. La delegada les comunicó que los trabajos de demolición de la vieja estructura habían empezado ya y les notificó el compromiso del ministerio respecto a la fecha tope para el final de los trabajos. El Gobierno abrió ayer mismo el plazo para que las empresas presenten sus proyectos para reconstruir el puente, con la condición de que la duración de las obras no supere los cuatro meses.La reunión sirvió también para que los alcaldes, que estaban acompañados por el presidente del Consejo Comarcal del Baix Llobregat, José Luis Morlanes, recibieran información sobre las ayudas que pueden reclamar de diversos departamentos del Gobierno central.

Las ayudas están destinadas a las familias con escasez de recursos económicos y a las corporaciones locales que acrediten falta de medios para hacer frente a los gastos de reconstrucción. Se concederán preferentemente a las familias que hayan visto afectadas sus viviendas o enseres o en las que haya fallecido por el temporal la persona que aportaba la mayor parte de los ingresos del hogar.

Las corporaciones locales recibirán ayudas para hacer frente a situaciones catastróficas cuando el importe de los daños supere el 3% de las partidas presupuestarias destinadas a gastos corrientes en bienes y servicios. Además, se subvencionarán en su totalidad los gastos de los ayuntamientos "imprescindibles e inaplazables para garantizar la vida y la seguridad de las personas y el funcionamiento de los servicios públicos esenciales" y también hasta el 50% del suministro de agua potable.

Oficina de la Generalitat

La Generalitat, por su parte, abrirá en los próximos días oficinas para coordinar la solicitud de ayudas para los particulares que sufrieron daños en sus propiedades como consecuencia de las lluvias que el pasado fin de semana arrasaron varios municipios de la Cataluña central y se cobraron cinco vidas. El consejero de Gobernación, Josep Antoni Duran Lleida, anunció ayer este compromiso al término de una reunión que mantuvo con los alcaldes de los municipios del Baix Llobregat afectados por el temporal.

No se sabe todavía cuánto y en concepto de qué podrán cobrar. El decreto de la Generalitat para paliar los daños ocasionados por el temporal, que entró ayer en vigor, no cuantifica el valor total a que ascenderán las actuaciones que se llevarán a cabo. Entre otras, el plan del Ejecutivo catalán prevé la concesión de indemnizaciones para las famílias de las cinco víctimas y la adopción de medidas para reparar servicios municipales e infraestructuras viarias e hidráulicas.

Algunos alcaldes mostraron públicamente su malestar por creer que la Generalitat ha actuado de manera lenta en las primeras horas y que se ha volcado más en los daños sufridos por el monasterio de Montserrat que por los de sus municipios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de junio de 2000