Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

PSOE e IU: "Que se tire ya"

El alcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano (PP), volvió ayer a reclamar tiempo al Tribunal Superior de Justicia de Madrid hasta mediados de julio para derribar la parte de la iglesia de Nuestra Señora de las Fuentes, en el barrio del Pilar (Fuencarral), más próxima al bloque de pisos. El regidor mandó la petición al tribunal hace más de 10 días, pero aún no ha recibido ninguna contestación. El 1 de junio, el alcalde aseguró que, dado el número de compromisos religiosos contraídos por el párroco de la iglesia (bodas, comuniones y bautizos), "era preferible llevar a cabo el derribo a lo largo del verano". Álvarez del Manzano quiso explicar ayer a los feligreses que se oponen a la demolición que el equipo de gobierno que él preside "lleva peleando desde 1993 para que la justicia contemple este caso como singular". Asimismo, el alcalde volvió a recordar que fue el PSOE el que autorizó la iglesia. "Y esas consecuencias las estamos pagando hoy todos", dijo. "Curiosamente", añadió, "los vecinos que recurren están siendo asesorados por letrados del PSOE, lo que no deja de ser una casualidad de la vida". No dio más datos.Por su parte, la concejal socialista Marta Rodríguez-Tarduchy aseguró ayer que el Ayuntamiento debe ejecutar la sentencia. "Sintiéndolo mucho por los feligreses, la sentencia dicta que hay que derribar, y hay que derribar. En un Estado de derecho hay que ejecutar las sentencias, sobre todo los poderes públicos", señaló la edil del PSOE, que añadió: "Así que pedimos al alcalde que deje de intentar ganarse una parcela en el cielo con lo que hace como regidor de la ciudad y que resuelva de una vez este tema, que lleva coleando demasiado tiempo". Por último, la edil socialista pidió al alcalde y a su equipo de gobierno "que deje de movilizar a los ciudadanos para que la iglesia no se derribe".

El grupo municipal de Izquierda Unida coincide con el PSOE. Justo Calcerrada, concejal de IU, solicitó "que se derribe ya la iglesia". Izquierda Unida no está de acuerdo ni siquiera con la intención del equipo de gobierno de sufragar la demolición y posterior reforma, tal y como sostiene el concejal de Urbanismo, Ignacio del Río. "El Ayuntamiento no tiene por qué pagar eso", señaló Calcerrada. "El arzobispado tiene tierras y dinero suficiente como para hacer frente al pago. Hay otras necesidades que tiene que cubrir el Ayuntamiento mucho más urgentes y necesarias que el derribo de parte de una iglesia ilegal".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de junio de 2000