La inflación en Andalucía se mantiene por quinto mes consecutivo por encima de la media estatal

Los precios siguen, en Andalucía, la senda de crecimiento que tomaron en el arranque de 2000. Según los datos publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística, la economía regional registró en mayo una inflación del 0,2% respecto al mes anterior, idéntica subida que la que registró la economía nacional. En los cinco primeros meses, sin embargo, el IPC regional acumulado se mantiene por encima del IPC estatal (1,6% por 1,5%). Los bienes y servicios agrupados en transportes y "otros" (turismo y hostelería) volvieron a tirar de los precios.

Los datos del pasado mes quiebran una tendencia reciente en la economía regional. En los últimos años, los precios subían en los primeros cuatro meses y empezaban a contenerse a partir de mayo. De hecho, en 1999 se redujeron en una décima y el año anterior se quedaron estancados. En esta ocasión, el habitual descenso en los alimentos (bajaron un 0,4% en mayo) no pudo compensar las subidas de los precios en transportes, que incluye productos energéticos y combustibles, (0,7%), y en "otros" (0,6%). Estos dos grupos de bienes y servicios son los que registran un comportamiento más inflacionista en lo que va de año, con subidas del 3,3% y el 3% respectivamente. El resto de sectores también tuvieron un comportamiento alcista en mayo. Así, los precios de menaje y medicina subieron un 0,4% y un 0,3% respectivamente, vivienda y cultura registraron un aumento del 0,2%, y vestidos se incrementó en un 0,1%.

Las cifras del Instituto Nacional de Estadística muestran que, en 2000, los precios en Andalucía mantienen un ritmo de crecimiento mayor que la media estatal, una circunstancia poco habitual en los últimos años. De hecho, en los últimos 12 meses, la inflación regional sigue por debajo de la inflación nacional (2,8% por 3,1%) y permanece entre las comunidades con una tasa interanual más baja (sólo Asturias y Extremadura registran un IPC inferior desde mayo del año pasado).

Sevilla, Granada y Jaén fueron las que registraron una subida más acusada en mayo (0,3%), mientras que, en el otro extremo, los precios no variaron en Málaga. Esta provincia, sin embargo, es la más inflacionista en los últimos 12 meses, con un alza del 3,2%. En lo que va de 2000 son Granada y Huelva las que acumalan un mayor incremento del IPC (1,9%).

Críticas al Ejecutivo central

La consejera de Economía, Magdalena Álvarez, mostró su preocupación ante la reciente tendencia al alza de los precios. La consejera no dudó en señalar al Gobierno central como el responsable del repunte inflacionista y exigió la puesta en marcha de políticas económicas correctoras para garantizar la estabilidad de la economía nacional, y por extensión, de la andaluza.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Para Alvarez, el IPC nacional acumulado en los últimos 12 meses, un 3,1%, "es un mal dato, que hace todavía más urgente que el Gobierno central tome medidas". La consejera quiso dejar claro que, en este aspecto, la responsabilidad corresponde al Ejecutivo central, informa Esther Rodríguez. "Desde la Junta se le estaba advirtiendo, desde hace más de un año, de que se están cometiendo errores de política económica graves", aseguró.

La consejera admitió, por primera vez, que el comportamiento reciente de los precios podría llevar a acortar las distancias que mantenía la economía andaluza frente a la nacional en los últimos años; Álvarez recordó que, en los últimos 12 meses, los precios en la región habían tenido un comportamiento más moderado que el promedio estatal (2,8% frente al 3,1%), pero reconoció que "esa ventaja comparativa" podría modificarse si persisten "los errores" del Gobierno central.

La titular de Economía reclamó a los agentes sociales de la región que extremen el control de precios y salarios para garantizar la estabilidad económica. En un comunicado, la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA) también consideró "preocupante" el incremento del IPC en Andalucía durante el mes pasado, aunque señaló que "entiende" que el incremento en todas las regiones es una "consecuencia directa" del aumento del precio internacional de los carburantes.

La patronal andaluza no carga las tintas contra la política económica del Gobierno central, aunque insiste en la necesidad de " llevar a cabo reformas estructurales en determinados mercados y sectores económicos estratégicos que garanticen el aumento de la libre competencia". Los sindicatos, por su parte, sí achacan a la Administración central su incapacidad para mitigar el impacto inflacionista de la subida de los precios de los carburantes. UGT resaltó que el alza del IPC es "tremendamente negativa, especialmente para los trabajadores, que ven mermado su poder adquisitivo".

Comisiones Obreras, por su parte, reiteró su denuncia sobre el "comportamiento insolidario de una parte del empresariado y su ambición desmesurada por la obtención de beneficios". Ambos sindicatos advirtieron de la necesidad de incluir cláusulas de revisión salarial en los convenios que suscriban los trabajadores.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS