_
_
_
_

Sanidad anuncia una inversión de 3.000 millones para acortar las listas de espera

La Generalitat invertirá 3.000 millones de pesetas para poner en marcha un plan de choque a fin de que los hospitales públicos y concertados funcionen al máximo de su capacidad y se reduzcan progresivamente las listas de espera, de tal forma que a final de la legislatura (en 2003), ningún ciudadano deba esperar más de seis meses para ser intervenido y que la demora nedia para cualquier patología sea inferior a tres meses.

Para hacer posible la inversión de 3.000 millones de pesetas anunciada ayer por los consejeros de Sanidad, Eduard Rius, y de Economía, Artur Mas, la Generalitat "sacrificará otros ámbitos de la acción de gobierno", explicaron ambos. El Departamento de Sanidad deberá aportar un tercio de la inversión anunciada (1.000 millones), por lo que, en palabras de Mas, "tendrá que hacer un esfuerzo de reorganización de las partidas presupuestarias propias" y reducir o paralizar programas que ya tenía previstos. Los 2.000 millones restantes procederán, con toda probabilidad, de otros departamentos de la Generalitat aún por concretar. "Se trata de un plan ambicioso que compromete al conjunto del Ejecutivo, ya que supone un esfuerzo económico que tendrá consecuencias sobre otras acciones de gobierno", dijo Mas. La Generalitat aprovechó la oportunidad para criticar la "insuficiencia" de las transferencias económicas del Gobierno central a la Generalitat en materia de sanidad y reclamó un nuevo sistema de financiación que dé "más margen de autonomía a las comunidades". Por su parte, el consejero Rius, que hoy participará en Madrid en una reunión del Consejo Interterritorial de Salud, pondrá sobre la mesa la necesidad de que el ministerio aporte recursos adicionales para reducir las listas de espera. El titular de Sanidad destacó, no obstante, que la Generalitat "no ha esperado" a que el ministerio se pronuncie en este sentido, ha elaborado un plan de choque propio y ha cifrado las inversiones previstas para ponerlo en marcha.

Aumentar la actividad

Una de los objetivos del plan es que todos los centros de la Red Hospitalaria de Utilización Pública (RHUP) aumenten su actividad al máximo de su capacidad. Para ello, el consejero se reunió ayer con representantes del Instituto Catalán de la Salud, la Unión Catalana de Hospitales y el Consorcio Sanitario de Cataluña y les solicitó que en un plazo de 10 días los distintos hospitales presenten la programación de la actividad que son capaces de realizar hasta final de año.

"Una vez recopilada la información se acordará con los centros la actividad suplementaria que realizar y se pondrá en marcha el plan en un plazo máximo de otros 10 días", dijo Rius. Las medidas extraordinarias que se acordarán con los hospitales incluyen operar por las tardes y los sábados, reprogramar los turnos de vacaciones del personal sanitario e incluso contratar a nuevos cirujanos.PASA A LA PÁGINA 9

El plan de choque de Sanidad prevé realizar 15.000 operaciones adicionales antes de fin de año

VIENE DE LA PÁGINA 1 De esta forma, a finales de año se habrán practicado más de 15.000 intervenciones adicionales, de acuerdo con los cálculos de Sanidad, y se logrará que el tiempo máximo de espera sea de seis meses para las extracciones de vesícula biliar, de próstata y de matriz u operaciones del canal carpiano.

Para el año 2001, el plan prevé que a las mencionadas intervenciones se añadan unas 14 más, entre las que se encontrarán las cataratas, las artroscopias, las hernias, las circuncisiones y las lesiones que requieran prótesis de rodilla o cadera, que alcanzarán un plazo máximo de cinco o seis meses de espera. Durante el año 2002, se sumarán a las anteriores operaciones las de varices y las vasectomías, y se reducirá en unos 15 días el tiempo medio de espera para el resto de patologías.

Finalmente, en el año 2003, el plan alcanzará su objetivo final, que continuará garantizando los seis meses máximos de espera para los implantes de prótesis de rodilla, así como para las extracciones de las amígdalas y de las vegetaciones. Se reducirá nuevamente en 15 días la espera media para todas las intervenciones, que se situarían así en un plazo medio de tres meses y se habrían reducido en un mes más.

Rius destacó que al margen de los 3.000 millones fuera de presupuesto anunciados ayer, se destinarán al plan 2.000 millones ya presupuestados y que se están invirtiendo desde principios de año para descongestionar las listas de espera. Esta partida se destina a la "compra selectiva de actividad", es decir, a dar prioridad a aquellas intervenciones y aquellos hospitales que tienen más lista de espera.

En el caso de la cirugía cardiaca, que ha sido objeto de una fuerte controversia al denunciar algunos cirujanos la muerte de pacientes mientras estaban en lista de espera para una operación de corazón, Rius recordó que "durante este año se llevarán a cabo 500 intervenciones más". De ellas, 250 se realizarán en centros privados.

El consejero de Sanidad dejó claro que la derivación de 250 pacientes adicionales a la sanidad privada se realizará durante este año y se derivarán principalmente a centros como las clínicas Teknon, Corachán, Quirón y el centro Sant Jordi, que ya atendieron el pasado año a 215 pacientes procedentes de los hospitales públicos.

Críticas de la oposición

Por otra parte, la diputada de Iniciativa per Catalunya-Verds, Dolors Comas, dijo ayer que su partido formulará una pregunta parlamentaria para saber si hay relación entre las listas de espera del Baix Llobregat y el hecho de que no se haya construido aún el hospital comarcal de Sant Joan Despí.

Comas solicitará al Gobierno cómo piensa resolver el agravio comparativo que representa que los hospitales concertados del área metropolitana de Barcelona tengan más tiempo de demora en las listas de espera que los centros de otras comarcas con menos población, informa Marieta Cabero.

El Partit dels Socialistes reclamó ayer mejor gestión y más recursos al Departamento de Sanidad para acabar con las listas de espera, mientras que el PP criticó que no haya datos fiables sobre la gente que se encuentra en listas de espera. Esquerra Republicana de Catalunya, por su parte, propuso la descentralización de los niveles terciarios en operaciones de complejidad alta, como la cardíaca.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_