Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente de EEUU respalda a los medios de comunicación críticos con el Kremlin

"Estoy de acuerdo en que sin libertad de prensa no habrá una Rusia democrática", dijo Bill Clinton en una entrevista con la radio Eco de Moscú, adonde el presidente estadounidense se dirigió inmediatamente después de la conferencia de prensa conjunta que dio con su homólogo ruso, Vladímir Putin, en el Kremlin. Esta visita a un medio considerado por el Kremlin como enemigo, unida a la que la secretaria de Estado norteamericana, Madeleine Albright, hizo ayer por la mañana a Radio Liberty, recientemente amenazada por un viceministro ruso, no ha sido casual.

La visita demuestra la preocupación de EE UU por el futuro de la libertad de los medios de comunicación en Rusia. La entrevista de Clinton en Eco de Moscú, en la que contestó a las preguntas de los oyentes, fue retransmitida en directo por Itogui, programa semanal político de NTV, televisión que, como la citada radio, pertenece a Media Most, el grupo contra el cual el Servicio Federal de Seguridad (SFS, ex KGB) organizó un redada el mes pasado. Ésta fue la culminación del enfrentamiento que han venido teniendo los medios de comunicación de Most -además de los dos citados, tiene un periódico y una revista- con el Kremlin desde la campaña electoral parlamentaria -en la que Media Most apoyó al entonces opositor alcalde de Moscú, Yuri Luzhkov- y el comienzo de la guerra con Chechenia. La redada del SFS, junto con las amenazas contra Radio Liberty y la proposición de modificar la Ley de Prensa para poder clausurar a los medios extranjeros considerados hostiles a Rusia, han sido interpretadas como signos preocupantes que pueden marcar el comienzo de una limitación al derecho de informar. Si NTV es la única televisión opositora al actual régimen, Radio Liberty es el medio más crítico a la política rusa en Chechenia. Su corresponsal en la zona, Andréi Babitski, fue hecho prisionero por los rusos y después supuestamente canjeado a presuntos guerrilleros por varios soldados rusos.Durante su conversación en Eco de Moscú, Clinton enfatizó que siempre ha tratado de ser un amigo de Rusia. "Es la quinta vez que vengo aquí, ningún otro presidente norteamericano ha estado tantas veces, y siempre he apoyado una Rusia libre y fuerte", dijo Clinton al responder al 11% de los rusos que consideran a EE UU un enemigo, y al otro 11% que no tienen una opinión definida al respecto.

Los oyentes podían enviar sus preguntas a Clinton a lo largo del día a través de Internet y, además, hacerlas directamente por teléfono durante la entrevista. Ésta es la primera vez que los rusos han tenido la oportunidad de hablar con un presidente norteamericano sin ningún tipo de obstáculos. Cientos de rusos enviaron a Clinton sus preguntas, que se referían a los más diversos temas, desde qué haría si fuera presidente de Rusia hasta si estaba satisfecho sobre cómo estudia su hija.

Contestando a una pregunta sobre la posibilidad de tratar de castigar a la prensa por artículos, reportajes o revelaciones que no son del agrado del régimen con medios indirectos, como, por ejemplo, enviando a la policía fiscal a investigar a una televisión -clara referencia al caso de Media Most-, Clinton dijo que eso "sería un acto ilegal del presidente". "Por supuesto, cuando lees ciertas cosas que no son verdad o que en tu opinión son injustas, o que son ciertas pero piensas que no deberían publicarse, te enojas", reconoció el presidente norteamericano, pero agregó que hay que controlarse y en todo caso usar métodos normales para decir lo que se piensa al respecto, por ejemplo, respondiendo a esas publicaciones por la televisión. Clinton sostuvo que la estabilidad de la sociedad depende en gran medida de tener libertad de prensa.

Un oyente preguntó a Clinton si consideraba a Rusia un país subdesarrollado, una tesis de moda entre algunos políticos de izquierda y que hiere el orgullo nacional de los rusos. El presidente negó categóricamente que Rusia pudiera ser incluida en esa categoría y dijo que el actual Gobierno está realizando "serias reformas económicas". Clinton subrayó que siempre ha querido ver a Rusia como "un país floreciente, completamente integrado en las instituciones internacionales".

Los rusos también se interesaron por la carrera política de su esposa, a lo que Clinton respondió diciendo que se siente "muy orgulloso" de que Hillary haya decidido ser candidata al Senado por Nueva York. "Si después de eso ella desea continuar su carrera política, la apoyaré", señaló, agregando que hará todo lo que esté a su alcance para contribuir al éxito de su esposa.

La visita de Albright a Radio Liberty fue informal y su conversación con los periodistas no fue transmitida al aire ni grabada. Pero hablaron sobre la libertad de expresión en Rusia, la democracia y las reformas administrativas que desea hacer Putin.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de junio de 2000

Más información

  • Clinton visita la emisora Eco de Moscú y Albright acude a los estudios de Radio Liberty