Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Molins pide que el Ayuntamiento sea acusación por la carga en la que fue herido Forn

Barcelona

El presidente del grupo municipal de CiU en el Ayuntamiento de Barcelona, Joaquim Molins, pidió ayer que la corporación municipal se persone en el procedimiento judicial que se pueda iniciar con motivo de la carga policial en la que fue contundentemente golpeado el concejal de la coalición Joaquim Forn el Día de las Fuerzas Armadas. Forn ha presentado una denuncia por agresión contra un policía al que acusa de haberle golpeado con su porra en Sants, donde se celebraba una manifestación contra el desfile. CiU entregó el escrito junto al informe médico y un documento fotográfico. Las fotos muestran los instantes previos a la carga en la que fue agredido el concejal de CiU y, a juicio de Molins, "dan credibilidad absoluta y total a la versión que nos había explicado Forn". Molins señaló que las fotos "demuestran que la situación era de absoluta tranquilidad, no había una situación de agresión de nadie. Se ve a unos jóvenes que hacían una parodia de una parada militar, que ni emitían gritos -que, por otro lado, están permidos en un Estado democrático-, ni insultaban a nadie, ni hacían nada ilegal. Se paseaban, como se ve, con actitud festiva, no agresiva. En las fotos posteriores se observa a las fuerzas del orden que tiran al suelo una senyera".

En las fotos también aparecen Joaquim Forn y el policía que supuestamente le agredió. El concejal, también presente en la conferencia de prensa, identificó a su agresor y explicó que cuenta con tres testimonios que se han ofrecido para declarar en el juicio.

Molins subrayó que la condición de concejal de Forn es un plus, pero no el motivo esencial por el que debe ser defendido por el Ayuntamiento. "Cualquier ciudadano que hiciera esta petición debería recibir una respuesta afirmativa por parte del Ayuntamiento, que habitualmente se persona en defensa de personas individuales".

El presidente del grupo de CiU expresó su sorpresa porque el alcalde aún no se haya interesado por el estado de salud de Forn, pese a que el propio Molins le llamó el mismo sábado para informarle.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de junio de 2000