Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Castells sostiene que educarse en la era de Internet es "aprender a aprender"

La Fundación Santillana analiza la relación entre globalización y enseñanza

La tercera edición del seminario La educación que queremos, que organiza la Fundación Santillana, tuvo ayer como lema "Aprender en la sociedad de la información". El sociólogo catalán Manuel Castells, profesor de la Universidad de Berkeley, en California (EEUU), y director del curso, resaltó que la difusión de Internet obliga a dar una educación más flexible basada en la necesidad de "aprender a aprender" de forma continua.

El auge de la tecnología ha puesto al alcance de los estudiantes una cantidad de información que aumenta de forma exponencial, indicó el profesor Castells, lo que obliga a modificar la manera de enseñar. Con Internet se rompe la idea de una educación basada en la "transmisión de paquetes de conocimientos acumulados" para convertirse en cómo ser capaz de acceder a la red, cómo obtener de ella el máximo provecho y, sobre todo, cómo utilizar el volumen ingente de datos accesibles. La globalización supone un cambio esencial en la tarea del profesor, que no puede saberlo todo como antiguamente. Ahora, según Castells, uno de los grandes expertos en la era de la información, de lo que se trata es de "desarrollar en quien está aprendiendo la capacidad de aprender". El nuevo objetivo es preparar para que, "aunque no se sepa nada, se pueda aprender todo rápidamente". Algo que será indispensable, y no sólo durante la edad escolar, como se concebía tradicionalmente. Las personas tendrán que cambiar y adaptarse para vivir no en un mundo diferente, sino en varios que se irán creando sucesivamente, indicó Castells, lo que refuerza la idea de la necesidad de una formación continua.

Esta evolución también fue señalada por otro de los ponentes en el seminario, el profesor de Sociología de la Universidad de Salamanca Manuel López Enguita, que indicó cómo los contenidos educativos debían progresar para pasar de una "aplicación de unas rutinas a unas tareas" (lo que denominó "conocimiento operativo") a la "creación de rutinas nuevas para tareas nuevas o ya conocidas" (a lo que llamó "conocimiento científico"). Estos cambios implican necesariamente unos profesores diferentes y mejor preparados. Como señalaron algunos de los expertos presentes en el curso, actualmente muchos docentes saben menos de Internet que sus alumnos, lo que les origina una gran inseguridad y un fuerte rechazo al cambio. Además, los profesores se encuentran con nuevas responsabilidades como "educar en valores y construir personalidades flexibles y éticamente ancladas" ante la crisis familiar provocada por los cambios de la globalización, señaló Castells.

Alfabetización

La necesaria alfabetización en informática que supone el manejo de Internet fue una de las necesidades de la nueva educación que destacó Cayetano López, catedrático de Física de la Universidad Autónoma de Madrid. López indicó que esta medida era "trivial", porque los niños aprenden fuera de la escuela lo que no se les enseña sobre la red dentro de ella.

Otras funciones que el catedrático enumeró son la de servir de almacén de conocimiento y obligar a aprender a relacionar sus contenidos; su utilidad como instrumento de relación entre profesores, alumnos y también con personas de otros entornos, lo que refuerza su carácter multicultural, y su carácter pedagógico; aunque resaltó que de momento hay muy poco material educativo pensado para enseñar mediante Internet.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de junio de 2000