Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las comisiones de valores del mundo aúnan criterios para la contabilidad de las empresas

Las autoridades bursátiles se suman a la globalización. Las comisiones de valores de todo el mundo han alcanzado un principio de acuerdo para unificar los criterios contables que exigen a las empresas que cotizan o quieren empezar a cotizar. Se trata de evitar la duplicidad que se produce ahora, pues una empresa tiene que presentar contabilidades distintas si cotiza en más de un mercado. La medida persigue eliminar obstáculos, agilizar las salidas a Bolsa y facilitar la comprensión de los inversores. La propuesta cuenta con el respaldo de EEUU y está a la espera de recibir la bendición de la UE.

Las empresas que quieren cotizar o que cotizan en mercados de varios países, por ejemplo en las bolsas de Madrid y Nueva York (casos de Telefónica, BBVA, BSCH, Endesa), se encuentran con un auténtico quebradero de cabeza. Han de presentar sus cuentas, pero atendiendo a dos criterios o conjunto de normas contables distintas, uno en España y otro en Estados Unidos. Eso puede conducir, de hecho ha sucedido, a situaciones paradójicas, como que una empresa presente dos cuentas de resultados totalmente distintas, con el consiguiente sobresalto para los inversores.La vigencia de esta doble contabilidad tiene, sin embargo, los días contados. Al menos, se acaba de dar el primer paso para acabar con ella en la reunión anual de la Organización Internacional de Comisiones de Valores (IOSCO), celebrada recientemente en Sydney (Australia). En el transcurso de este encuentro, los responsables de las comisiones de valores de todo el mundo, en colaboración con el International Accounting Standards Committee (IASC), han elaborado un nuevo modelo de contabilidad que será aplicable en todo el mundo.

En busca de mayor agilidad

"La intención de esta medida es dotar de la mayor agilidad posible a los mercados, evitar obstáculos extras a las empresas que quieran acudir a las bolsas", señalan fuentes de IOSCO. El esquema aprobado, tras nueve años de intensas negociaciones, aun tratando de mantener un equilibrio entre las grandes normas europeas y estadounidenses, está más próximo a estas últimas.

Las novedades son extremadamente técnicas (contabilización de amortizaciones, provisiones, activos intangibles), aunque tal vez lo más llamativo sea que, dentro del esquema general, hay diversas posibilidades de contabilización por un mismo concepto. Ello conlleva, posteriormente, a seguir distintos caminos contables en función de la elección efectuada.

Desde el punto de vista político, esta reforma cuenta con el absoluto respaldo del Gobierno de Estados Unidos, manifestado en la reunión de Sydney por los representantes de la todopoderosa Securities and Exchange Commission (SEC), la comisión de valores estadounidense.

En el ámbito europeo, aún falta el referendo de Bruselas, aunque fuentes de las comisiones de valores europeas dan por descontado el sí. Y más cuando desde Bruselas se está impulsando una homogeneizacion de criterios entre los diversos organismos de control y vigilancia bursátiles europeos.

De hecho, la Unión Europea está poniendo las bases para crear un organismo que aglutine a los reguladores bursátiles de todos los países de la zona. El problema que se ha suscitado es que Bruselas quiere que haya un representante por país. Algo sencillo de resolver en España, pues esas competencias están centradas en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Pero no tanto en otros países, en los que esas competencias están difuminadas en varios organismos. De cualquier forma, fuentes bursátiles señalan que este obstáculo está prácticamente salvado y que cada país tendrá un representante.

La organización que ha impulsado el principio de acuerdo contable entre las comisiones de valores de todo el mundo, IOSCO, fue creada en 1983. Cuenta en estos momentos con 95 miembros ordinarios (las principales autoridades de supervisión de sus respectivos países), nueve asociados (supervisores con competencia parcial en sus países) y 55 instituciones afiliadas (mercados organizados y otras instituciones).

La sede permanente de la organización se ha decidido instalar en Madrid y su nuevo presidente es el portugués Fernando Teixeira dos Santos, ex ministro de Finanzas de su país.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de junio de 2000

Más información

  • El proyecto pactado facilitará las salidas a Bolsa de las sociedades en cualquier país