Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EDUCACIÓNPIDE MEDIDAS CONCRETAS

Escola Valenciana afirma que el aumento de oferta en lengua propia "tiende a cero"

"La oferta de enseñanza en valenciano tiende a cero". Ésta es la conclusión transmitida el miércoles por la Federació Escola Valenciana (FEV) a la dirección de Ordenación Educativa. La asociación ha elaborado unas propuestas para atajar los problemas estructurales de política lingüística con la intención de que sean recogidas en el Pacto por la calidad de la educación. La FEV subraya la necesidad de que los docentes cumplan el requisito lingüístico y de que los centros concertados impartan también enseñanza en valenciano.

La entidad de defensa del valenciano presentó el miércoles una batería de propuestas concretas a la Consejería de Educación en materia de política lingüística. La FEV pidió explicaciones a la dirección general competente sobre "el crecimiento prácticamente nulo de la oferta de enseñanza en valenciano" y cuestionó "la desproporcionada cantidad de dinero" destinado a campañas de radio y televisión en relación con el "poco interés en aplicar políticas prácticas como son inspecciones, asesorías y campañas de matriculación", las únicas que, a su juicio, aseguran la promoción de la lengua. La medida de mayor calado que propone la FEV es que, en vista del incremento de la enseñanza concertada que ronda el 42%, Educación inste a los colegios privados a ofrecer enseñanza en valenciano.La federación puso como ejemplo de la falta de protección del idioma la situación que se da en la ciudad de Alicante, donde "hay barrios enteros sin enseñanza en valenciano, pese al peso demográfico que representa". También mencionó el caso de Villena que, pese a estar en el centro de una zona castellanohablante, se ha implicado de lleno en los encuentros anuales de Escola Valenciana.

La federación pide en primer lugar continuidad de la formación en valenciano que se interrumpe en Secundaria por falta de programas y, sobre todo, en los nuevos bachilleratos. Para tener una visión global del problema, pide que el recién creado Instituto Valenciano de la Calidad Educativa realice un estudio integral sobre la implantación de los programas de educación bilingüe. Pero, de entrada, propone que todas las vacantes que se produzcan tengan el requisito lingüístico (oposición, concurso de traslados, interinos o comisiones de servicio), de manera que los centros que tengan enseñanza en valenciano no presenten disfunciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de mayo de 2000