Europa alerta sobre los riesgos del sistema antimisiles de EE UU

Estados Unidos sigue sin vencer los recelos de los aliados occidentales sobre el nuevo sistema de defensa antimisiles (NMD, en sus siglas en inglés), que el presidente Bill Clinton acaricia lanzar antes de fin de año. Francia y Alemania han alertado sobre el impacto negativo que puede tener para la seguridad europea, especialmente si Washington no logra disuadir a Rusia.

Moscú considera una violación al espíritu del Tratado de Misiles Antibalísticos (ABM), suscrito en 1972 por Richard Nixon y Leonid Breznev, la introducción de esta especie de escudo antimisiles para prevenir ataques imprevistos de los llamados en la jerga militar Estados gamberros (Corea del Norte, Irak y Libia). "Es importante continuar la consulta con los aliados, pero la decisión final corresponde al presidente en interés de nuestro propio país", avisó ayer la secretaria de Estado norteamericana, Madeleine Albright, al término de la reunión ministerial de la OTAN celebrada durante dos días en la ciudad toscana. El ministro de Exteriores alemán, Joschka Fischer, advirtió sobre los riesgos: "Sí, es una decisión norteamericana, pero afecta a todos, porque puede tener una repercusión negativa para la reducción de armamentos".

El encuentro florentino ha servido para reanudar la cooperación política de la OTAN con Rusia, suspendida desde hace un año y medio a raíz de la crisis de Kosovo, así como para sellar el ingreso de Croacia en el programa de la Asociación para la Paz, integrado por 26 países del Este europeo, y en el Consejo Eurotlántico, que engloba a estas naciones además de a los 19 socios de la organización. Croacia anunció ayer que va a solicitar oficialmente el ingreso en la OTAN, petición que se añade a la de otros nueve aspirantes del ex bloque comunista. Todas estas peticiones no van a ser examinadas antes del año 2002.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0025, 25 de mayo de 2000.

Lo más visto en...

Top 50