Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fundación III Milenio promueve el tercer manifiesto de Valencia en tres años

Con la Declaración de Valencia sobre la Globalización y la Diversidad Cultural, que ayer se presentó en Valencia, ya son tres los manifiestos de este tipo que ha promovido la Fundación III Milenio, dependiente del Ayuntamiento de Valencia, desde que inicio sus actividades en 1996. El proyecto más ambicioso fue la Declaración de Valencia de Responsabilidades y Deberes del Hombre, que la alcaldesa Rita Barberá, entregó a la Unesco hace ya meses. La intención es que sea asumida por el organismo internacional, de forma complementaria a la Declaración de los Derechos del Hombre. No se ha vuelto a saber nada de éste, el segundo manifiesto del III Milenio. El congreso que dio pie a la elaboración del texto fue presidido por Richard Goldstone, ex fiscal jefe del Tribunal de La Haya para crímenes de guerra.Pero fue La declaración de Valencia. Los Desafíos del III Milenio, la que sentó las bases en 1997, consecuentemente, del objeto de debate del proyecto ideado por tres funcionarios jubilados de la Unesco y desarrollado por el Ayuntamiento de Valencia a través de la fundación creada ex profeso. Eran los años en que Valencia quería optar a la capitalidad cultural europea, primero en el año 2000, después, en 2001. Umberto Eco fue la estrella de este primer congreso que desembocó en el consiguiente manifiesto.

La Fundación III Milenio, dirigida por Rosa María Rodríguez Magda, también ha organizado un congreso sobre la problemática de la gestión del agua y ha contribuido a financiar el Festival Puccini. En sus tres años de singladura, ha convocado en Valencia a decenas de reputadas personalidades, muchas a golpe de talonario avalado por los fondos públicos. El debate generado ha dado a luz tres manifiestos. Al fin y al cabo, "un manifiesto al año no hace daño", como respondió el lunes Manuel Vázquez Montalbán, respecto al manifiesto sobre la globalización, y tras destacar la importancia de algunos manifiestos, como el comunista y el surrealista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de mayo de 2000