CAMBIOS EN EL CONSELL.

Las tensiones en el sector informático por las adjudicaciones a IBM contribuyeron a forzar la salida de Cervera

Las tensiones entre empresas de servicios informáticos por el volumen de adjudicaciones públicas desde la Generalitat a IBM precipitaron la salida de José Emilio Cervera del Consell. El equilibrio en la distribución de fondos públicos entre distintos proveedores es una de las claves de la buena gestión. Pero Cervera quebró ese principio cuando asumió la responsabilidad de la modernización de la Administración Pública y lo pagó muy caro.Fuentes del sector apuntan, incluso, que la cesión de determinadas cuentas de IBM a Dolores Santos, esposa del ex consejero de Sanidad, en detrimento de otros ejecutivos de la multinacional destinados en Valencia está directamente relacionada con una guerra que se ha librado en los medios.

Más información
El galimatías del presidente
Castellano agradece a Cervera la "innovación que pretendió dar" al sistema sanitario
Blasco declara su "compromiso político y ético" para "impulsar las políticas sociales" de la Generalitat
Cepeda anuncia la "continuidad" de la gestión de su antecesor

IBM ganó el primer concurso para instalar Infoville en la localidad de Villena, que fue adjudicado a través de la fundación Oficina Valenciana para la Sociedad de la Información (OVSI), porque ofertó un precio político, sin posible competencia.

La apuesta de la multinacional suponía establecer una cabeza de puente en un programa destinado a extenderse por un número creciente de municipios valencianos y, además, participar de la promoción internacional de una iniciativa celebrada por la Unión Europea.

IBM o empresas filiales han sido adjudicatarias de otros muchos concursos públicos destinados a la modernización de la Administración. Pero, además, IBM participa en el accionariado de Tissat, una sociedad semipública que gestiona el centro de operaciones informáticas de la Adminsitración autonómica (Infocentre) y desarrolla muchos de los programas vinculados a la modernización de la Generalitat, cuyo volumen de negocio ha crecido muy por encima de otras empresas dedicadas a los servicios informáticos.

Cinco mil pesetas por hora

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Fuentes del sector explican que un técnico empleado por cualquier empresa de servicios informáticos genera una facturación en torno a las cinco mil pesetas por hora de trabajo, que se traducen en un máximo de nueve millones al año. Puesto que Tissat cuenta con unos 120 técnicos, a pleno rendimiento podría facturar algo más de mil millones anuales. Sin embargo, ya en 1998, Tissat superó los 2.300 millones de facturación con un crecimiento del 750% con respecto al año anterior. Un dato sorprendente si se tiene en cuenta que la Administración autonómica es uno de los primeros clientes de la sociedad y que la Generalitat suele pagar por debajo de los precios habituales en el mercado.

Las revelaciones sobre la vinculación de la esposa de Cervera con una filial de la multinacional provocaron tensiones en el seno de la propia empresa. Fuentes de la Generalitat admiten que IBM llevó a cabo una profunda investigación interna para comprobar si se había producido alguna irregularidad en las contrataciones con la Administración valenciana y evitar que un posible escándalo dañara la proyección pública de la empresa. Formalmente, ni IBM ni la Generalitat detectaron ninguna irregularidad en las adjudicaciones de la Administración autonómica.

Pero a las presiones de la competencia de la multinacional en el sector informático se sumó entonces el propio interés de IBM, que temía enredarse en un conflicto lesivo para su imagen.

La constitución por parte de la esposa de Cervera y de la hermana del máximo responsable de Tissat de una sociedad limitada destinada a prestar servicios informáticos, y la ausencia de mención a la misma en la declaración de intereses formulada por el ex consejero de Sanidad, fueron las gotas que colmaron el vaso.

Al margen de las complicaciones derivadas del proceso judicial desencadenado a raíz de la denuncia formulada por Esquerra Unida contra el responsable de modernización durante la pasada legislatura, fuentes de la Generalitat no dudan en atribuir al "acoso de otros proveedores informáticos ajenos a IBM" la difícil posición en que se vió envuelto el consejero de Sanidad, cuyo relevo fue anunciado el pasado viernes por el presidente de la Generalitat.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS