Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de personas despiden en Rafelcofer, Potries y Pego a los seis muertos en la explosión pirotécnica

El duelo se apoderó ayer de las calles de Pego, Potries y Rafelcofer, donde se celebraron los entierros de las seis víctimas que causó el lunes la explosión de la pirotecnia Hermanos Borredà. Las mayores muestras de consternación se dieron en Rafelcofer, municipio donde está la empresa accidentada, del que eran tres de las víctimas y en el que se reunieron 2.000 personas. Allí acudió el presidente de la Generalitat, Eduardo Zaplana. Empresarios pirotécnicos coincidieron ayer en la importancia de la formación para manipular material explosivo. UGT pidió una normativa específica para productos pirotécnicos.

Las escenas de dolor entre los familiares y habitantes de Rafelcofer volvieron a repetirse en la tarde de ayer durante el entierro de las víctimas. A las 16.30 horas se ofició el sepelio por Camilo Mengual, de 63 años, en la población de Pego, en la comarca de La Marina Alta. Mengual, director de la banda de música local, había acudido el lunes a la pirotecnia Borredà para comprar una traca y resultó alcanzado por la explosión.Hora y media después eran enterrados en Potries José García Gracia, de 21 años, y Francisco Javier Ariza, de 25, ambos trabajadores de la empresa. El cuerpo de Ariza fue el último encontrado en la mañana de ayer entre los escombros. Pero las escenas de mayor tensión se vivieron en el municipio de Rafelcofer, situado, como Potries, en la comarca de La Safor, donde residían tres de las víctimas. Unos 2.000 vecinos y amigos de las familias se congregaron allí después de que muchos de ellos acudieran a visitar en el Ayuntamiento la capilla ardiente donde se instalaron los tres féretros. La presidenta de las Cortes Valencianas, Marcela Miró, fue uno de los primeros cargos públicos en acudir al Consistorio. También se desplazaron a la capilla ardiente la delegada de Gobierno en la Comunidad, Carmen Mas, el presidente de la Diputación de Valencia, Fernando Giner, y representantes sindicales y políticos como Pere Mayor, presidente del Bloc Nacionalista Valencià, Antonio Moreno, portavoz del grupo socialista en las Cortes o Joan Sifre secretario de CC OO, además de alcaldes y concejales de las localidades vecinas. : l presidente de la Generalitat, Eduardo Zaplana, acudió a la misa que ofició, en una capilla cercana, el obispo auxiliar de Valencia Jesús Murgui.

Los féretros fueron conducidos a hombros por familiares y amigos de las víctimas hasta la iglesia. Los asistentes acogieron en silencio a los fallecidos. Tras los oficios, irrumpieron en un cerrado aplauso de homenaje a las víctimas y acompañaron a los coches fúnebres hasta el cementerio. Muchos de los vecinos de esta localidad de 1.400 habitantes tienen algún familiar o conocido entre los heridos y fallecidos.

Numerosos empresarios pirotécnicos se desplazaron a las tres localidades para mostrar su pésame. Entre ellos se encontraba el presidente de la asociación de empresarios pirotécnicos, Juan José Brunchú, quien destacó la importancia de la formación de los empleados en las empresas pirotécnicas. A este aspecto se sumó Vicente Caballer, que también acudió al sepelio. El propietario de la pirotécnia Caballer incidió en los avances de seguridad conseguidos durante los últimos años en los talleres, así como en el aumento de cursos de formación entre los empleados, pero comentó que hay que seguir mejorando.

El secretario de salud laboral de CC OO, Fernando Rodrigo, detacó ayer que pese a la "rigurosa normativa" , se siguen sucediendo este tipo de accidentes. UGT, sin embargo, reclamó una legislación específica para el sector pirotécnico ya que el actual reglamento de explosivos "no es suficiente", a jucio del secretario de acción sindical de la federación de industria y afines, Ramón Morales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de mayo de 2000

Más información

  • Los empresarios de fuegos de artificio destacan la importancia de la formación laboral