Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP exige a sus ediles de San Roque que eviten la censura al PSOE

El PP andaluz se desmarcó ayer de la moción de censura que mañana presentarán sus tres ediles en San Roque (Cádiz) en alianza con los tres del grupo independiente Unidad por San Roque (USR) y los seis ediles del grupo mixto, que antes pertenecían al Grupo Independiente Liberal (GIL), para desbancar al alcalde socialista José Vázquez. Las direcciones regional y provincial del Partido Popular rechazaron de plano la decisión de sus representantes en esta localidad del Campo de Gibraltar y les instaron a que rectifiquen y no respalden la moción de censura.

Esta desautorización no satisfizo ni al PSOE ni a Izquierda Unida, que gobiernan en coalición en este ayuntamiento, formaciones que acusaron al PP de no respetar el pacto nacional contra el transfuguismo. Si prospera la moción de censura en la sesión convocada para las 12.00 horas de hoy, el nuevo alcalde será Fernando Palma, un tránsfuga del GIL que se pasó junto con el resto de sus compañeros al grupo mixto tras el fracaso de esta formación en las elecciones generales del pasado 12 de marzo.

La presidenta provincial del PP de Cádiz, María José García Pelayo, lamentó la situación creada e informó de que la dirección popular intentará "hasta el último momento" evitar que prospere la moción. "Las direcciones regional y provincial se han pronunciado claramente en contra de esta moción. Rechazamos esta iniciativa y estamos trabajando para que esa moción no vea la luz. Así se lo hemos hecho llegar en repetidas ocasiones a nuestros ediles, que saben claramente cuál es la posición del partido", declaró García Pelayo, quien, con todo, no garantizó la disciplina de estos militantes: "Lo que no podemos hacer es sujetarles el brazo en el momento de la votación".

Medidas disciplinarias

La dirigente popular informó de que el PP estudiará las medidas disciplinarias que impondrá a sus concejales en caso de que no sigan la recomendación del partido, aunque no desveló en qué consistirán y si conllevarán la expulsión del partido y la pérdida de militancia. "Estamos intentándo convencerles para que esto no ocurra, por lo que amenazar ahora no sería estratégicamente lo más adecuado", sostuvo.

Pese a la postura contraria del PP, García Pelayo asumió en parte las razones que han expuesto los concejales del grupo popular en San Roque y justificó su actuación. "Ellos están convencidos de que en el municipio hace falta un cambio después de 20 años de gobierno socialista, y son los propios ciudadanos los que les están invitando para que se sumen a esa moción", dijo la dirigente del PP.

Estas explicaciones no evitaron ayer que continuasen las críticas del PSOE e IU. El consejero de Gobernación de la Junta de Andalucía, Alfonso Perales, dijo el sábado que el PP cometerá una "aberración democrática". En parecidos términos se pronunció ayer el coordinador provincial de IU, Ignacio García, quien acusó al PP de Cádiz de "abandonar su viaje al centro". "El PP basa su labor política del día a día en la captación de poder, de sillones y de alcaldías", denunció.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de mayo de 2000

Más información

  • Seis concejales que estaban en el GIL apoyarán hoy la moción