Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La adopción ha crecido un 5% en los últimos siete años

La adopción de menores es una formula que cuenta cada vez con mayor aceptación en el País Vasco. En tan sólo siete años ha aumentado en un 5% el número de personas que opta por hacerse cargo de un niño no biológico. Los datos se conocieron ayer, durante la presentación de las Jornadas sobre adopción de menores, organizadas por la Fundación Haurralde en San Sebastián.La reunión, que se clausurará hoy, persigue abrir un espacio de reflexión sobre los problemas de integración de los niños acogidos y los aspectos psicológicos que surgen durante los procesos de adopción.

Las jornadas, que reúnen a 200 profesionales de toda España, han servido para constatar que no sólo aumenta paulatinamente el número de adopciones, sino que también varía el perfil de los solicitantes. "Antes el 100% eran parejas heterosexuales; hoy un 7,5% de las peticiones provienene de mujeres o hombres que viven solos o tienen un compañero de su mismo sexo", observó ayer Carmen Maganto, profesora de la UPV y miembro de Haurralde. Los interesados en criar a un niño no biológico se enfrentan a un largo proceso que puede superar el año de espera desde que se inicia la tramitación hasta que se hace efectiva.

Hay que tener en cuenta que el 95% de las adopciones que se gestionan en el País Vasco son internacionales. Otro dato relevante es que hasta hace cuatro años los futuros padres se interesaban fundamentalmente en acoger menores de países de Suramérica. Hoy, se mantiene esa preferencia, pero se han incrementado de forma notable las adopciones de niños indios o de países de la Europa del Este. Esta última preferencia puede deberse, según Maganto, a la convicción de que "por su cultura y características raciales generan menos problemas de adaptación".

Los organismos que tramitan las adopciones se encargan de asegurarse que los futuros padres tienen un perfil idóneo para hacerse cargo de un niño. Certifican su estabilidad económica y emocional. "Euskadi", dice Maganto, "no es muy intransigente y pone las condiciones mínimas". En todo caso, se trata de evitar que aumente esta triste cifra: el 3% de los niños adoptados en España son rechazados posteriormente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de mayo de 2000

Más información

  • Unas jornadas reúnen en San Sebastián a 200 profesionales de toda España