Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"¿Quién es el culpable?"

Guadalupe y Andrés, los abuelos de Óscar Escudero Rodríguez, el niño de 11 años que falleció aplastado por un chopo de 15 metros derrumbado por el viento, tenían ayer el ánimo destrozado. Acudieron junto con unas 200 personas a la manifestación silenciosa que se celebró por el trágico suceso ante la sede de la junta de distrito y que fue organizada por la asociación de comerciantes Copyme de Usera, con el apoyo de otras entidades vecinales.Alfonso Rojas solicitó cinco minutos de silencio por el pequeño. Sólo se escuchaban los lamentos de Guadalupe, la abuela del niño: "¡Ay, Óscar! ¡Ay, Óscar! Cariño mío. ¡Ay, madre! Ay, mi niño, Dios mío". No podía contener su dolor. "Han destrozado nuestras vidas", sollozaba entre lágrimas. "¡Qué desgracia tan grande! Esto -por la tala de los chopos anunciada por el edil presidente del PP de Usera- tenía que haberse hecho antes". Guadalupe contestó así a la supuesta desidia municipal que ha abandonado el cuidado de los árboles del barrio durante más de 15 años, según denuncian los habitantes de la zona.

Guadalupe lanzó una pregunta en su quejido: "Dios mío, ¿quién ha sido el culpable de esto?".

Una vecina situada junto a ella le contestó: "Los culpables ya se sabe quiénes son: los que están ahí dentro" [en referencia a los reunidos en la sede de la Junta Municipal de Usera].

Guadalupe le contestó: "Pues que salgan aquí y que den la cara...".

A partir de ese momento los ánimos se crisparon entre los manifestantes y se sucedieron los insultos hacia los responsables políticos de la Junta y hacia los agentes de la Policía Municipal que custodiaban la entrada del edificio.

El presidente de la asociación de comerciantes Copyme de Usera, Alfonso Rojas, puso calma. "No queremos que esto se convierta en un acto violento", afirmó. "Esto es una manifestación silenciosa y ya hemos guardado los cinco minutos de silencio, así que ya nos podemos marchar a casa". Los vecinos aguardaron hasta que les aseguraron que los árboles serán talados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de abril de 2000