Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Supremo aplaza su decisión sobre si imputa a Piqué en el 'caso Ercros' hasta tener más datos

El Tribunal Supremo decidió ayer aplazar su decisión sobre la imputación del ministro en funciones Josep Piqué en el caso Ercros hasta que la Audiencia Nacional concluya su investigación y pueda determinar el destino dado al dinero de la venta de la petrolera Ertoil por Ercros. Los magistrados del Supremo están divididos por este asunto, por lo que todos ellos han aceptado esta solución de compromiso. No obstante, el alto tribunal remite la causa a un juzgado de Barcelona para garantizar los derechos de personas que ya han declarado en la causa y de presuntos perjudicados por el supuesto alzamiento de bienes.

La decisión del Supremo fue adoptada en una escueta providencia de 13 líneas, fechada el sábado día 15, pero notificada ayer. La remisión de la causa al Juzgado de Instrucción 5 de Barcelona sólo se realiza a los efectos de que las personas que consideran lesionados sus derechos y deseen reclamar una indemnización sepan a qué órgano judicial deben dirigirse y puedan pedir las diligencias pertinentes.El Supremo, sin embargo, y para dejar clara su voluntad de no decidir sobre su competencia para conocer sobre los hechos por el momento, deja en la Sala un testimonio íntegro de las actuaciones, con el fin de retomar las deliberaciones en cuanto la juez Teresa Palacios informe del resultado de las investigaciones que tiene en curso sobre el destino de los fondos pagados por Ertoil.

Poco usual

Esta conducta del Supremo es poco usual, y fuentes jurídicas han llegado a calificarla de "sorprendente", ya que la Sala Segunda suele devolver a los juzgados y tribunales de origen todas las causas en las que no aparecen indicios claros de delitos contra el aforado o aforados de que se trate, y señalando que se vuelva a elevar la causa al Supremo cuando, concluida la instrucción del proceso y apreciando indicios contra el aforado, no quede pendiente más que llamarle a declarar en calidad de imputado. Así se hizo, por ejemplo, en el caso de los fondos reservados, cuando el exministro José Barrionuevo era aforado, aunque luego el caso volvió de nuevo al juzgado de instrucción correspondiente, al perder Barrionuevo la condición de aforado.

La división entre los magistrados que integran el tribunal es obvia, si bien los debates más duros se produjeron el pasado lunes día 10, y se plasmaron en el auto del día 11 por el que decidían no pronunciarse y pedir a la juez de la Audiencia Nacional Teresa Palacios un informe sobre el resultado de sus pesquisas.

Teresa Palacios ya informó el viernes pasado de que en las cuentas de Ercros, tras los ingresos por la venta de Ertoil, se produjeron "salidas varias, sin conocerse hasta la fecha el destinatario final".

Y el mismo viernes, los magistrados volvieron a reunirse, tan divididos como el lunes anterior. Sin embargo, en esa ocasión el debate duró apenas hora y media tras alcanzar la fórmula de compromiso que han notificado hoy. Los magistrados partidarios de que el Supremo asuma la competencia pueden defender que las espadas todavía están en alto y que queda mucha tela por cortar. Los partidarios de rechazar la competencia, a su vez, pueden sostener que han conseguido que se devuelva la causa a Barcelona. Por tanto, unos y otros han encontrado una salida satisfactoria en este momento, puesto que aparentemente el Tribunal Supremo no aparece dividido, el problema se ha aplazado y para cuando toque planteárselo de nuevo, quizá hayan aparecido nuevos datos que ayuden a resolver lo que ahora parece irresoluble.

La patata caliente pasa ahora a la juez Teresa Palacios, ya que sus investigaciones sobre el destino final de los fondos obtenidos con la venta de Ertoil se convierten en fundamentales para la causa, que queda de hecho en la nevera del Supremo.

La magistrada ya ha decidido tomar declaración en mayo a Javier Vega Seoane, expresidente de Ercros, y recabar los movimientos de las cuentas de esta entidad, en las que supuestamente se ingresaron los pagos por la venta de Ertoil.

El Gobierno dice que hay "menos presión" sobre el ministro

El Gobierno reiteró ayer que el caso Ercros no afectará a la formación del nuevo Ejecutivo de José María Aznar. A juicio del Gobierno, los acontecimientos de ayer -el Tribunal Supremo aplazó su pronunciamiento sobre la imputación del ministro- "quitan presión" sobre el titular de Industria y portavoz del Ejecutivo en funciones, Josep Piqué.La impresión generalizada en el Gabinete y en el PP es que Aznar no se dejará influir por este caso en el que "no existen acusaciones precisas y concretas". Asimismo, se pone de relieve que el asunto "está politizado de raíz" ya que la denuncia la hizo un político, el secretario general de Nueva Izquierda, Diego López Garrido, y varios años después desde que se produjesen los acontecimientos denunciados.

Desde el Gobierno se tiene constancia de que Piqué ha informado ampliamente a Aznar. El mismo viernes el presidente y Piqué volvieron a despachar sobre el caso Ercros. Desde el Ejecutivo se cree que el portavoz en funciones seguirá formando parte del nuevo Gobierno pero que no estará al frente de las carteras de Industria y Portavocía. La primera desaparecerá en el nuevo organigrama y será sustituida por la de Innovación.

Tampoco creen las fuentes consultadas del Gobierno y del PP que el portavoz continúe con esta tarea porque la demora del procedimiento judicial podría empañar su papel. "Piqué se podría encontrar ante la incómoda situación de tener que responder sobre la política del Gobierno y sobre sus propios asuntos simultáneamente", afirman.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de abril de 2000

Más información