Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una treintena de jóvenes apredrean a cuatro magrebíes en Móra d'Ebre

Cuatro vecinos de Miravet (Ribera d'Ebre) de origen magrebí y edades comprendidas entre 29 y 33 años fueron víctimas el domingo por la tarde de un apedreamiento en el aparcamiento de una discoteca de Móra d'Ebre. Los inmigrantes fueron agredidos por una treintena de jóvenes en una confusa pelea que, al parecer, tuvo su origen en un enfrentamiento anterior en el que fue herido un familiar de uno de los dos jóvenes que detuvo ayer la Guardia Civil, según la subdelegación del Gobierno en Tarragona.

Los cuatro heridos tuvieron que ser atendidos en el hospital de la población, donde uno de ellos quedó en observación. A raíz de la pelea, la Guardia Civil detuvo a dos jóvenes acusados de los delitos de lesiones, daños y desorden público. Uno de ellos, Jordi B. S., de 20 años, es natural de Móra d'Ebre, y el otro, Antonio Vicente M. F., reside en el cercano municipio de Benissanet. Ambos pasaron ayer a disposición del juzgado de Gandesa.Los magrebíes, que presentaban heridas producidas por golpes en la cabeza y en el resto del cuerpo, afirmaron que una treintena de personas se abalanzaron sobre ellos en el aparcamiento de la discoteca, de donde intentaban marcharse con su coche después de un primer ataque. El vehículo con el que pretendían zafarse de la lluvia de piedras, un Opel Azcona matriculado en Barcelona y propiedad de uno de los heridos, quedó con los cristales rotos y sufrió desperfectos en la carrocería causados por el impacto de las piedras.

Los agredidos se presentaron ayer por la mañana en la sede del Consejo Comarcal de la Ribera d'Ebre para dar a conocer al presidente del organismo y alcalde de Móra d'Ebre, el convergente Santiago Campos, su malestar y preocupación por lo que consideran una agresión racista. Este supuesto ingrediente xenófobo como base de la agresión fue rechazado rotundamente por Campos, quien tras la reunión, en la que participaron también los alcaldes de Vinebre y La Palma d'Ebre, explicó: "Este ataque, absolutamente reprobable, no tiene en absoluto ningún componente racista ni xenófobo y sólo es fruto del proceder de tres o cuatro gamberros, a los que ya tenemos fichados, que el domingo agredieron a estos inmigrantes de la misma forma que unas semanas antes también se pelearon contra otras personas. Esto no es la caza de nadie, sino sólo un suceso lamentable ocasionado por unos gamberros de los que ya empezamos a estar hartos".

Convivencia

Campos asegura que la comunidad magrebí que se ha asentado en la comarca, formada por unas doscientas personas en la época de mayor actividad agrícola, convive sin problemas con la población autóctona: "Incluso tienen una mezquita. Nunca ha habido incidentes racistas en esta comarca y así lo han reconocido ellos mismos en la reunión que hemos celebrado, porque se les trata perfectamente y saben que tienen las puertas abiertas y son bienvenidos en esta comarca". Les aconsejó, eso sí, que no se metan en asuntos de drogas, porque entonces, les advirtió el alcalde, "no habrá distinciones entre moros ni cristianos".

Campos condenó los hechos: "Son absolutamente reprobables porque no pueden pasar a nadie, ya sean blancos o negros".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de abril de 2000

Más información

  • El alcalde niega causas racistas en la pelea