Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Amusátegui aboga por que Europa emule el modelo estadounidense

"La globalización no conlleva la creación de monopolios y la violación de la ley de competencia (...) Al contrario, este fenómeno está proporcionando al mundo económico y empresarial una mayor transparencia, información y competitividad", dijo ayer José María Amusátegui, copresidente del Banco Santander Central Hispano (BSCH) y presidente de Unión Fenosa, en su intervención en la jornada organizada por la revista británica The Economist sobre La abogacía ante la globalización del siglo XXI. El presidente del BSCH reconoció, sin embargo, que existe el riesgo de una excesiva concentración e invitó a los juristas y a los órganos jurídicos a trabajar para evitar situaciones de dominio. "Cuando los tribunales estadounidenses condenan a Microsoft, están dando una advertencia de que los gobiernos no tolerarán posiciones que rompan el principio de la competencia", dijo Amusátegui durante su conferencia sobre el fenómeno de la globalización económica y su impacto en las firmas, empresas y economías locales.

En su análisis del origen y de las consecuencias de la globalización, el banquero destacó el efecto positivo de la globalización, que para él facilitará la aparición de economías más estables, productivas y eficientes, y permitirá un mayor crecimiento económico y del empleo. Amusátegui abogó porque Europa emule a EEUU y pueda alcanzar sus mismos niveles de desarrollo. Además, subrayó que en la nueva economía los gobiernos tienen que adoptar el papel de gestores frente a la reducción del sector público, y ofrecer la máxima competencia a los inversores. "Ya no hay marcha atrás en la volatilidad y en la circulación del dinero. Lo que hace falta es procurar que el dinero venga, y no sólo evitar que se vaya. Por eso los gobiernos tienen que ser ante todo buenos gestores", aclaró.

El 'caso Hidrocantábrico'

En cuanto a los planes de adquisición de Hidrocantábrico, Amusátegui, quien también preside Unión Fenosa, declaró que es muy "difícil" que alguna compañía pueda mejorar la oferta pública de adquisición (OPA) presentada por Fenosa por el total del capital de la eléctrica asturiana. "No tememos una contraOPA", dijo, al mismo tiempo que admitió no tener constancia de que alguna empresa pueda aumentar la oferta de Unión Fenosa de 24 euros por acción (3.993 pesetas). Amusátegui se mostró convencido de que la OPA de su compañía será aprobada por la Comisión de Valores dentro de unos días.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de abril de 2000