Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Clos pide una autoridad local que englobe a a las 32 poblaciones del área metropolitana

El alcalde de Barcelona, Joan Clos, pidió ayer a la Generalitat y al Gobierno una autoridad municipal sobre los 32 municipios del núcleo metropolitano: "Reclamo una administración local plurimunicipal que gestione el área metropolitana de Barcelona". Se deben potenciar los mecanismos para hacer efectiva esta administración local, "si no, la abocamos a su desaparición", aseguró. Existe la tentación, apuntó, de decir que las realidades que afectan a más de un municipio sólo pueden ser gestionadas por la administración autónomica. "Hay que acabar con esta falacia".

Clos declaró que mientras la administración local sea considerada "de broma", no se va por buen camino. "Espero que con la nueva situación política, el Partido Popular sea sensible y nos dé más autoridad, una autoridad cívica", dijo en su intervención en el foro de conferencias Tribuna Barcelona. Además de tratar de conseguir un gobierno metropolitano "muy fuerte", el alcalde dijo que el Ayuntamiento de Barcelona centrará sus esfuerzos en un programa de infraestructuras más ambicioso. En este sentido, expresó su preocupación por el retraso que está sufriendo la tramitación administrativa del trazado del Tren de Alta Velocidad (TAV) a su paso por la ciudad de Barcelona, que debería haberse hecho público hace un mes. "No quisiera que este retraso en la tramitación de los expedientes sirviese luego para decir que no se ha podido lograr que el tren pase por Barcelona en el año 2004", indicó.

La Sagrera, idónea

El alcalde reiteró que sigue apostando por La Sagrera como estación central, aunque no rechazó la propuesta ministerial de que el tren pare previamente en Sants, "siempre que nos expliquen bien cómo se realizará el túnel hasta La Sagrera y cómo afectará a la red de cercanías. Lo que no estamos dispuestos a aceptar es que se quede en Sants". Clos avanzó que en este punto podría no haber acuerdo si la propuesta "supone tener la ciudad patas arriba cinco años".

También explicó que el Ayuntamiento no aceptaría que La Sagrera fuera "un apeadero de final de línea", sino que cuando el TAV llegue a Barcelona en 2004, debe llegar también hasta Francia. "Barcelona no debe ser la estación terminal, sino la intermedia entre Madrid y Lyon (Francia)". Para ello, añadió: "hay que acelerar los trámites administrativos".

El primer edil reconoció por otra parte que la organización Fòrum 2004 debe tener en cuenta la situación política actual "más compleja y heterogénea" que la de hace años, con el PP en el Gobierno, CiU en la Generalitat y el PSC en el Ayuntamiento, una composición que requiere "más esfuerzos para llegar a acuerdos".

Clos aseguró que ahora, "que quedan tres años para hacer el Fòrum, un gran acontecimiento para Barcelona", su labor es intentar que el Ayuntamiento ponga recursos y cordialidad. "Espero que los demás también lo hagan".

Acuerdo cultural

Por otra parte, el alcalde confirmó que el consejero de Cultura, Jordi Vilajoana, le ha hecho llegar su interés para concertar un acuerdo institucional en materia cultural en Barcelona. Clos querría aprovechar esta propuesta para impulsar el consorcio cultural que no pudo pactar en la Carta de Barcelona, y quiso dejar constancia "de la innegable apuesta histórica por la cultura catalana de la ciudad de Barcelona. El Ayuntamiento es la institución que más ha hecho en este sentido".

Sobre la operación policial para la vigilanica nocturna en las zonas de ocio durante el fin de semana, el alcalde se mostró satisfecho: "Se han hecho cumplir las ordenanzas de forma sistemática, cosa que normalmente nos cuesta más". Además, "la operación ha evidenciado que con una buena coordinación y dotación pueden resolverse algunos problemas".

A pesar de ello, Clos destacó que no es partidario de acabar con la violencia "con represión, sino con formación o con un aumento de la autoridad municipal". La concejal de Seguridad del Ayuntamiento, Carme San Miguel, compartió esta valoración e informó de que de las 217 inspecciones en locales practicadas, 55 se han traducido en denuncias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de abril de 2000

Más información

  • El alcalde, preocupado por el retraso en la tramitación del trazado del TAV de Barcelona