Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aznar expresa su "respeto" por el dictamen de la fiscalía del Supremo

El presidente del Gobierno, José María Aznar, expresó ayer su respeto por la decisión del fiscal jefe de la Sala Segunda del Tribunal Supremo de enviar el caso Ercros a un juzgado de Barcelona al no encontrar motivos para inculpar al ministro Josep Piqué por presunto alzamiento de bienes cuando era consejero delegado de Ercros. Izquierda Unida anunció que pedirá explicaciones al fiscal general del Estado, Jesús Cardenal, en el Parlamento.

"Simplemente he visto", indicó ayer Aznar, "que el fiscal jefe responsable [José Aranda] ha dicho que entiende que no hay materia que pueda referirse al ministro portavoz y, por tanto, yo respeto esa decisión", informa José Miguel Larraya desde El Cairo. Además, Aznar invocó, en todo caso, que él nunca ha hecho comentarios sobre escritos de fiscales, "ni cuando eran en un sentido ni cuando eran en otro", y que tampoco lo va a hacer ahora.Por su parte, Josep Piqué declaró en Catalunya Ràdio que, si no tuviera un cargo de responsabilidad como el que ocupa, "ya habría declarado, y además lo hubiera deseado". "Si en algún momento hubiera tenido alguna duda respecto a mi comportamiento empresarial, del que estoy orgulloso porque creo que hicimos un buen trabajo en una empresa que estaba en muy malas condiciones, que nadie dude de que yo no habría aceptado nunca ser ministro y, obviamente, no me plantearía ahora la predisposición a volver a serlo si el presidente lo quiere", puntualizó.

Piqué agregó que "el fiscal general [Jesús Cardenal] no ha ordenado nada", sino que ha sido el fiscal jefe de la Sala Segunda del Tribunal Supremo, Aranda, "que había sido también fiscal general y fue precisamente destituido por este Gobierno", el que "ha considerado que debía hacer él el dictamen. Y en eso ha recibido el apoyo del fiscal general".

El ministro se mostró satisfecho por la decisión que ha tomado la Fiscalía de la Sala Segunda del Supremo, consistente en remitir las diligencias a un juzgado de Barcelona, y calificó de "correcta" la actuación del fiscal general.

Los partidos de izquierda criticaron con dureza la actuación de Jesús Cardenal. IU anunció que, al igual que el PSOE, pedirá la comparecencia del fiscal general en el Parlamento en cuanto éste se constituya, hoy, para que dé "exhautivas" explicaciones de su comportamiento.

El portavoz de la Comisión Política del PSOE, Máximo Díaz Cano, acusó a Jesús Cardenal de ser una "marioneta" del Gobierno del Partido Popular y de haber protagonizado un "escándalo inédito". "No se ha visto nunca una intromisión tan clara y flagrante", dijo, y calificó de "acto de cobardía intolerable" que "se escude" en José Aranda.

El ministro de Educación, Mariano Rajoy, expresó "como amigo del señor Josep Piqué y miembro del PP" su alegría por que "al final la fiscalía haya percibido que aquellos indicios de que podía existir alguna suerte de problema ni siquiera son indicios". El secretario general del PP, Javier Arenas, mostró también su respeto por las decisiones de jueces y fiscales y lamentó que "algunos estén todos los días poniéndolos verdes o aplaudiéndoles". Para el diputado electo de Coalición Canaria Luis Mardones, la decisión de Cardenal es "ajustada" a la legalidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de abril de 2000

Más información

  • Los socialistas tildan a Cardenal de "marioneta" del Gobierno