Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuatro vocales del Consejo Fiscal piden una reunión urgente sobre la decisión de Cardenal

Los cuatro vocales de la Unión de Fiscales Progresistas en el Consejo Fiscal han solicitado una reunión extraordinaria del citado órgano para debatir y analizar la decisión del fiscal general del Estado, Jesús Cardenal, de relevar del caso Ercros al fiscal del Tribunal Supremo Bartolomé Vargas, partidario de la inculpación del ministro de Industria y portavoz en funciones Josep Piqué por un delito de alzamiento de bienes. Los cuatro vocales -Javier Zaragoza, Teresa Compte, Susana Gisbert e Isabel Vicente- reúnen la mayoría suficiente para, según el Reglamento de Régimen Interior del Consejo Fiscal, solicitar la convocatoria en sesión extraordinaria del pleno de dicho órgano y, en su solicitud, expresan que el orden del día debe ser "el debate y análisis de los motivos por los que [el fiscal Vargas] ha sido apartado del procedimiento conocido como caso Ercros y sustituido su informe, apoyado por la mayoría de los Fiscales de la Sección Penal a la que pertenece, por otro de sentido opuesto". Asimismo, se solicita la "explicación por parte del fiscal general del Estado de la vía estatutaria seguida para llevar a cabo tal relevo".

La polémica decisión de Cardenal continuó ayer levantando ampollas entre las asociaciones de fiscales y jueces. La Asociación de Fiscales señaló en un comunicado que "el modo de llevar a cabo la decisión (tras varios días de presión al fiscal encargado para que variara su informe y sin oir a la Junta de Fiscales de Sala y/o al Consejo Fiscal) implica la aceptación por parte del fiscal general del Estado de dos tipos de justicia: una para los poderosos y otra para el resto de los ciudadanos".

Por su parte, la UPF pidió la dimisión de Cardenal por obstrucción a la justicia, y recordó otras polémicas actuaciones del fiscal general en los casos Pinochet y Sogecable, en los que evidenció su "adherencia a los postulados del Gobierno".

La misma indignación dejaron clara ayer las asociaciones judiciales Francisco de Vitoria y Jueces para la democracia. Ambas pidieron la dimisión de Cardenal por no respetar el principio de igualdad en la aplicación de la justicia y demostrar una "apuesta decidida por los poderosos".

Tan sólo la conservadora y mayoritaria Asociación Profesional de la Magistratura (APM) admitió a través de su portavoz, José Luis Requero, que la sustitución de un fiscal por otro es "una posibilidad que tiene" Cardenal, aunque añadió: "Esperemos que la haya utilizado bien".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de abril de 2000