_
_
_
_
_

Duran propone que los 'casals' en el extranjero representen a Cataluña

El consejero de Gobernación y Relaciones Institucionales, Josep Antoni Duran, propuso ayer que los casals en el extranjero (centros sociales de los emigrantes catalanes) dejen atrás el "romanticismo y el resistencialismo" y, en la medida en que lo deseen, se conviertan en sedes de representación de Cataluña en el exterior. Representantes de los 204 casals en el extranjero participan desde hoy en Barcelona en el segundo encuentro de estos centros para definir su modelo de futuro.Las jornadas, convocadas por la Dirección General de Relaciones Exteriores del Departamento de Gobernación y Relaciones Institucionales de la Generalitat, se prolongarán hasta el viernes, cuando serán clausuradas por el presidente catalán, Jordi Pujol. Duran explicó en conferencia de prensa que estas jornadas tendrán que servir de marco para reflexionar sobre el modelo de futuro de estos centros "en un mundo cambiante".

En las jornadas participarán representantes de los 204 casals en el exterior, que están distribuidos por Europa (82), América del Sur (62), América del Norte (32), América Central y Caribe (10), Oceanía (9), Asia (4) y África (2). El encuentro se articula en torno a cuatro ponencias: sobre la Cataluña interior y la Cataluña exterior, la Proyección Económica y Empresarial, las comunidades catalanas en el exterior y su función como centros de cultura.

Asimismo, está previsto que los representantes de los casals firmen un convenio con el Archivo Nacional de Cataluña para ceder su fondo documental a esta entidad con el fin de garantizar la conservación de todo su material histórico. Según datos del Censo de Españoles Residentes Ausentes, actualmente viven en el extranjero unos 90.000 catalanes, aunque según otras cifras distintas de las electorales, este número se podría incrementar hasta los 250.000.

La reunión también servirá para rendir un homenaje a los exiliados 60 años después del fin de la guerra civil. Duran subrayó que el encuentro cumple un mandato del Parlament, que obliga por ley a reunir a los casals como mínimo una vez cada cuatro años.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_