Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:EMPRESAS Y EMPRESARIOS

Bikinis de Vila-real para el Caribe

La diseñadora y empresaria Dolores Cortés Goterris, cuando abrió después de la guerra civil una pequeña mercería familiar en Vila-real, nunca se imaginó que años después, concretamente en 1957, fundaría una empresa de confección de trajes de baño para mujeres, y que se convertiría en líder nacional en este sector y en un referente mundial en moda femenina de baño.Como ocurre con muchas iniciativas empresariales que triunfan, fue la casualidad la que introdujo a Dolores en el glamour de la moda. Un día, elaboró un bañador con su máquina de coser a pedal y empezó a vender el modelo en su tienda entre sus amigas. Poco después, un agente comercial se ofreció a introducir la prenda en el mercado, y tuvo éxito. El incremento de las ventas movió a Dolores a crear una fábrica especializada de apenas 300 metros cuadrados en la calle Comunión. Empezó a diseñar su propio muestrario y ella misma fue la primera modelo de la empresa que apareció fotografiada en los catálogos con prendas de su confección.

En aquella España de censura, donde las mujeres iban tapadas casi hasta los tobillos y desde los púlpitos de las iglesias se les inculcaba ser recatadas y sumisas a los maridos, era toda una revolución que una mujer casada y de fuertes convicciones católicas creara su propia empresa y que además exhibiera con elegancia profesional trajes de baño en los que las mujeres mostraban partes sinuosas de su cuerpo antes escondidas.

Pero el negocio fue en alza, reforzado por el desarrollismo, el turismo y la llegada de la democracia. "Las crecientes necesidades de producción y el aumento de la exportación, supusieron el traslado de la fábrica en 1990 a la calle Luís María Llop, la sede actual de la empresa, y años después se ampliarían las instalaciones a 2.500 metros cuadrados", afirma Dolores Cortés. Actualmente la empresa emplea a 150 mujeres, un mecánico y 50 comerciales. El volumen de producción anual en 1999 alcanzó las 400.000 prendas de baño, de las que un 20% se exportaron principalmente a la Unión Europea y el Caribe. La facturación de la empresa superó el año pasado los 700 millones de pesetas, y en estos momentos se está abriendo al mercado japonés.

Pero la autentica modernización llegó en 1980, cuando se hizo cargo de la dirección de la empresa su hija, Dolores Font Cortés, quien compagina su profesión de médico en Valencia con el de diseñadora en la empresa fundada por su madre que ahora lleva su nombre. A partir de entonces, la informática, la gestión ambiental, el control de calidad y las nuevas tecnologías de la información entraron a formar parte del engranaje de la producción. Los viejos patrones de cartón, las tijeras y las máquinas de coser a pedal, han dejado paso al diseño por ordenador, las máquinas eléctricas de corte informatizadas, el uso de material reciclado en el embalaje de los productos y una página web que muestra la empresa en Internet. Dolores Cortés edita también un magazine anual donde muestra un resumen de la colección de trajes de baño de la temporada y las noticias más destacadas sobre la empresa en los medios de comunicación.

El tándem de las dos Dolores ha dado sus frutos. La empresa es ahora la más competitiva de España y afianza cada año su expansión internacional. Es habitual ver los modelos de baño de Dolores Cortés en las principales ferias del sector, como la de Bolonia y Tokio, y en las más prestigiosas pasarelas de moda del mundo, entre las que figuran las españolas de Cibeles y Gaudí. Y toda esta tradición acumulada en cuatro décadas y los buenos resultados empresariales, han sido reconocidos. La empresa ha recibido 10 nominaciones, entre las que destacan el Premio PYME en la categoría de plata de 1999, otorgado por la Cámara de Comercio de Castellón, y el Valencia Innovación 1989 concedido por la Generalitat.

Ahora, Dolores Cortés prepara su desfile para el día 7 en la Pasarela del Carmen de Valencia, donde presentará la colección Luz y Agua, que simboliza la frescura y vitalidad del verano del nuevo siglo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 3 de abril de 2000

Más información

  • La empresa Dolores Cortés afianza su liderazgo nacional con una producción anual de 400.000 prendas de baño