Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Calixto Bieito afirma que 'La vida es sueño' es el 'Hamlet' del teatro español

Alegre, satisfecho de su trabajo y, especialmente, entusiasmado con la obra. Así se mostró ayer el director escénico Calixto Bieito durante la presentación de su nuevo montaje, La vida es sueño, de Calderón de la Barca, que se estrena el próximo 27 de marzo en el teatro Romea de Barcelona. El entusiasmo del director corre parejo con la gran consideración que tiene del texto: "Es una de las obras teatrales más extraordinarias de la literatura universal, es perfecta, yo diría que es nuestro Hamlet".

Ésta es la segunda aproximación de Bieito a la obra más famosa del extenso repertorio de Calderón, de cuyo nacimiento se cumplen 400 años. En 1998 la dirigió, en versión inglesa y con reparto anglosajón, por encargo del festival de teatro de Edimburgo. El montaje recibió una exelente acogida de la crítica y el público, un éxito que se repitió en la presentación en el Barbican Center de Londres y en Nueva York. En la versión inglesa estaba patente la huella de Shakespeare, que el director admite. "Yo me he formado más en Shakespeare que en el teatro clásico español. En Inglaterra, siempre comparaban el montaje con Hamlet, pero yo voy un poco más lejos. Hamlet es un intento genial no acabado, y La vida es sueño es perfecta, está absolutamente acabada, es poesía, puro teatro y pura relojería".En el espectáculo, Bieito utiliza un vestuario actual. "Uso una estética contemporánea porque necesito trabajar con imágenes muy cercanas a mí. Creo que el Basilio del espectáculo está muy cerca de un personaje de Buñuel, y Clotaldo está próximo a un personaje de la película Raza". Pero pese a esta huella contemporánea, Bieito ha tratado de imaginarse un montaje como los que podían verse en vida de Calderón. Explica que en aquella época los actores eran gentes de escasa cultura que trataban de "maravillar y seducir al público".

De una forma gráfica, Bieito señaló: "En aquellos años, los actores no conocían a Stanislavski ni tenían idea del método. Me imagino que trabajaban de una forma muy sencilla, dejándose llevar por las palabras y por su emoción afectiva". Para lograr este mismo resultado, Bieito ha contado con la ayuda de Alicia Hermida, especialista en verso, y ha puesto especial empeño en conseguir que el texto fluya en boca de los actores. "El verso está escrito para ayudar a los actores. Debe sonar natural, fresco creíble, y ya de por sí es hermoso". Además ha tratado de hacer un montaje "interactivo" en el que los actores comparten sus monólogos con el público y son capaces de improvisar a partir de los estímulos que éste les ofrece.

Pasión por el texto

El reparto de La vida es sueño está compuesto por nueve actores: Andoni Gracia (Segismundo), Nuria Gallardo (Rosaura), Carlos Álvarez (Basilio), Àngels Bassas (Estrella), Borís Ruiz (Clarín), Miquel Gelabert (Clotaldo), Roger Coma (Astolfo), Víctor Rubio (Criado) y David Martínez (Soldado). Intervienen también el cantaor José Miguel Cerro y el percusionista Manuel Gómez. Bieito ha tratado de transmitir a todos ellos su pasión por el texto y al mismo tiempo les ha dirigido con el enorme grado de exigencia que le caracteriza. "Yo no había trabajado con Bieito y cuando le conocí descubrí que era Alien, el octavo pasajero. Cuando acabas los ensayos, las únicas palabras que tienes en la cabeza son cama y descanso", afirmó Núria Gallardo. Sin embargo, el duro trabajo ha sido todo un estímulo, como reconoce la actriz: "Llevo muchos años en esta profesión y al final corres el riesgo de acomodarte. Bieito es sorprendente, y además te da la satisfacción de sorprenderte a ti misma al descubrir lo que puedes hacer".

En su implicación total en el espectáculo, Bieito se ha responsabilizado también de la escenografía, que firma a medias con Carles Pujol. El director se ha inclinado por la escasez de elementos: un enorme espejo barroco, símbolo del cielo, y un círculo de grava, que representa el mundo, son todo el decorado del montaje.

En cuanto a la participación de un cantaor y un percusionista en el espectáculo, Bieito explicó: "Cuando preparaba la obra para la versión inglesa y leí aquello de "ay, mísero de mí, ay, infelice", pensé que lo más hondo que tenemos aquí es el flamenco, es lo que va más directamente al estómago, y pretendo que este montaje vaya al estómago".

La vida es sueño es una producción conjunta del festival de Edimburgo, el Barbican, la Compañía Nacional de Teatro Clásico (CNTC) y el propio teatro Romea.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de marzo de 2000

Más información

  • El director estrena la obra de Calderón de la Barca en el teatro Romea