Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un prototipo de Ford conecta al conductor con Internet por la voz

Viajar virtualmente además de físicamente con el coche. Eso es lo que pretenden los creadores del prototipo 24.7 de Ford Motor Company. El conductor de este vehículo, presentado ayer en Londres, puede acceder a su correo electrónico, a un teléfono móvil manos libres, a asistencia en carretera en tiempo real mediante el sistema GPS/mapa, o a informes sobre el tiempo o de los mercados de valores. Sólo con una orden de voz y sin sacar las manos del volante. "El 24.7 proporciona al conductor y a los pasajeros el acceso a la información, gente y lugares las 24 horas del día, durante siete días a la semana (de ahí su nombre)", aseguró Lauren Van Den Acker, el diseñador del proyecto, en la presentación que tuvo lugar en los estudios de cine de Pinewood, en Londres, por el que han pasado, entre otros mitos del cine, James Bond. Según explicó el responsable del proyecto, el 24.7 anticipa la dirección que tomará el diseño de Ford en el futuro. Algunos de estos servicios como el sistema de mapas GPS, mediante el cual el coche guía al conductor con un mapa, ya están en el mercado, y otros empezarán a aparecer este año en vehículos de serie. "Ojalá los coches del futuro sean así; de momento nos conformamos con que estos adelantos se vayan incorporando poco a poco a los coches que van saliendo", añadió Van Den Acker.

Visión con cámaras

Para el responsable del proyecto, entre las características del 24.7, destacan el diseño exterior del coche tiene unas formas geométricas simples y funcionales. Los retrovisores laterales han sido sustituidos por pequeñas cámaras del tamaño de una barra de labios. Así el conductor tiene una visión panorámica a su alrededor proyectada sobre la superficie del panel de instrumentos, una pantalla de proyección . Las puertas se abren apretando un botón de forma rectangular. Y una vez dentro, los asientos son de cuero y la estructura de aluminio. Detrás del retrovisor hay otra cámara. En este caso se utiliza para transmitir imágenes del conductor y de los pasajeros desde el videofono manos libres. El conductor da la orden de arranque, el coche lo reconoce y se pone en marcha. Si es hombre, la voz que le contesta es la de una mujer. Si quien conduce es una mujer, la voz será masculina. Según sus creadores, todo está pensado en este coche que aseguran tener un "sistema personalizado".

En la presentación del 24.7, Van Den Acker quiso demostrar que todo lo que hablaba no era ficción. Recreó una situación. "Imaginaros que queréis quedar con unos amigos para cenar, podéis pedirle al vehículo que les llame por medio del teléfono móvil para concertar el lugar, y después enviarles la dirección por correo electrónico. Ellos recibirán la dirección en sus 24.7, y además podrán utilizar el sistema GPS para que les indique el mejor camino hasta el lugar que hemos quedado".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de marzo de 2000