Vizcaya impulsa este año cuatro variantes con un coste de 9.000 millones

La Diputación de Vizcaya impulsará este año la construcción de cuatro variantes urbanas con una inversión cercana a los 9.000 millones de pesetas. Prosigue así su política de habilitar circunvalaciones en municipios vizcaínos -más de media docena en los últimos cinco años y tiene otras cuatro en ejecución- para reducir los problemas de tráfico. A lo largo de 2000 se iniciarán las obras en Matiena, Gernika, Zeanuri y Ondarroa.

Desde mediados de los noventa las variantes urbanas se han convertido en una prioridad dentro de las obras viarias en Vizcaya. Markina, Amorebieta, Gallarta, Orozko, Elorrio y las zonas de Encartaciones y Uribe Costa han visto como el tráfico se ha alejado de sus núcleos urbanos. A ellos se unirán dentro de un año Mungia y Berriz, donde los proyectos están en plena ejecución.El Consejo de Gobierno de la Diputación ha aprobado esta semana los proyectos o concursos para llevar adelante las variantes de Matiena, Gernika, Zeanuri y Ondarroa. El diputado de Obras Públicas, José Félix Basozabal, anunció que las obras se iniciarán a lo largo de este año con un coste global de 7.618 millones "a lo que habrá que añadir la gestión del suelo, entre otras cosas, que puede elevar esta cifra a cerca de los 9.000 millones".

Variante de Gernika. El proyecto de más coste y uno de los que lleva más retraso -15 años de proyectos- es la circunvalación de Gernika, un vial de 3,6 kilómetros y una inversión de 3.820 millones, a lo que hay que sumar otros 113 millones en expropiaciones. El paso de la carretera por la reserva de Urdaibai ha complicado la definición del trazado, que no contempla una salida hacia Bermeo. Será además la única de las cuatro variantes realizada por la sociedad foral Bideak, el instrumento creado hace tres años para no recurrir directamente a los presupuestos de la Diputación en la construcción de carreteras. Su proyecto fue aprobado el martes y se espera iniciar las obras a finales de año, con lo que no concluirían antes del verano de 2003. Basozabal avanzó que evitará un 40% del tráfico actual que pasa por Gernika, cerca de 8.000 vehículos diarios.

Variante de Ondarroa. Sus proyectos también se remontan a la década pasada y ha presentado igualmente problemas medioambientales al atravesar una zona de marismas. Tendrá una longitud de 2,7 kilómetros y un presupuesto de 1.318 millones, a los que hay que añadir más de 210 en expropiaciones. Todo ello será financiado por la Diputación. Será la que más afecciones cause debido al derribo de ocho edificios, varios habitados. Se ha convocado el concurso para adjudicar las obras, que podrían iniciarse en otoño y estarían concluidas en la primavera de 2002. Disminuirá el tráfico en cerca de 6.000 vehículos diarios.

Variante de Zeanuri. Otra carretera que empezó a gestarse en los noventa y ha suscitado un amplio debate en el municipio. La urgencia de su construcción se debe al hecho de que absorbe el tráfico del puerto de Barazar, que desemboca justo en el casco urbano de Zeanuri. Alrededor de 6.000 vehículos dejarán de atravesar el municipio, de los que el 40% son camiones. La longitud del vial es de 1,7 kilómetros y la inversión totaliza los 1.727 millones. Como en la de Ondarroa, se ha convocado ya el concurso y se prevé iniciar en otoño, con lo que estaría concluido para el verano de 2002. Es ahora la obra más polémica tras la denuncia planteada por la plataforma ecologista Bizirik, que ha censurado el incumplimiento del Plan de Carreteras.

Variante de Matiena. Es la de menos longitud (700 metros) y coste inferior (753 millones). Tiene la singularidad de que será cofinanciada con el grupo Eroski, que se beneficia por la construcción de un centro comercial. Esta variante solucionará los problemas de aglomeraciones en esta zona y eliminará el paso de 8.000 vehículos diarios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0015, 15 de marzo de 2000.