Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ginecólogos británicos piden al Gobierno que trate el aborto como servicio básico de la sanidad

La intervención debería producirse a la semana de haberla acordado dos médicos

El Colegio de Ginecólogos y Obstetras ha pedido al Gobierno británico que aborde el aborto como un servicio esencial de la sanidad pública y atienda en una semana a las mujeres que soliciten la intervención. La recomendación, incluida en un nuevo código deontológico remitido a todos los especialistas del Reino Unido, ha soliviantado a las asociaciones provida, que califican el aborto de "práctica muy peligrosa para la salud física y mental de la madre".Para los representantes de los ginecólogos británicos, no se trata de transformar los hospitales públicos en clínicas abortivas. Lo que intenta el Colegio es mejorar el servicio de las autoridades sanitarias nacionales, que no siempre reciben con prontitud a las mujeres.

Según Gillian Penney, especialista encargada de elaborar el código de conducta para el resto de sus colegas, "el aborto legal es un derecho esencial de la mujer con un embarazo no deseado y debe ser gratis en la red de salud pública". En vista de los retrasos para ser atendidas y de la factura final de la operación -hay hospitales que cargan algunos gastos a la paciente- Penney recomienda que el aborto se produzca a la semana de haber sido acordado por los dos mé+dicos de rigor. También aconseja que se separe del resto de los tratamientos ginecológicos de los hospitales públicos. Se trata de evitar que una mujer que ha abortado voluntariamente acabe en la misma sala de una madre primeriza o bien otra que ha perdido el hijo por causas naturales. El Colegio subraya que las mujeres deben ser informadas de los métodos utilizados en la sanidad estatal: operación con anestesia o bien la píldora abortiva.

Por su parte, el Ministerio de Sanidad ha señalado que es partidario de facilitar los abortos tempranos "siempre que sean menos traumáticos y más seguros". Al año hay 180.00 abortos legales en Inglaterra y Gales, y en Escocia 12.000.

El código presentado por el Colegio de Ginecólogos ha coincidido con la recomendación de los asesores gubernamentales en materia genética de analizar a todas las gestantes británicas en busca de enfermedades o malformaciones del feto. Dichos expertos añaden que el aborto terapéutico debe ser propuesto en caso de anormalidad grave.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 13 de marzo de 2000