Miguel Ángel Rodríguez se encarga de la promoción del proyecto del Guadalmedina

Carat España, la compañía presidida por el ex portavoz del Gobierno Miguel Ángel Rodríguez, desarrolla la campaña de publicidad con la que Acusur, empresa de la Confederación Hidrográfica del Sur, promociona el Proyecto Guadalmedina, el cubrimiento y urbanización del río a su paso por la ciudad.La oposición ha calificado la campaña de "propaganda descarada" y la alcaldesa Villalobos ha reiterado que no ha puesto "ni un duro".

Acusur no ha ofrecido datos sobre el coste de la campaña, que supone aproximadamente un millón de pesetas en cada una de las emisoras de radio locales y una importante presencia en la prensa. En los anuncios impresos se usa el logotipo del Ayuntamiento, aunque la alcaldesa Celia Villalobos ha reiterado que el gobierno municipal "no ha puesto ni un duro" ni para el proyecto presentado el día 29 de febrero, ni para la campaña publicitaria, que empezó hace nueve días. La Junta Electoral de Málaga ha rechazado un recurso presentado por el PSOE contra esta publicidad, al considerarla "partidista" y "electoralista". Por el contrario, la Junta Electoral entiende que se trata de un mensaje institucional y no partidista de "una entidad privada juntamente con el Ayuntamiento, que difunde la imagen del municipio malagueño con fines de promoción turística".

Acusur, Aguas de la Cuenca del Sur SA, es una entidad creada en agosto de 1998, dentro de la filosofía del Partido Popular de cambiar la gestión de los organismos públicos para agilizar su funcionamiento. Pero su objeto social es la contratación, construcción y explotación de obras hidráulicas y actividades del ciclo hídrico. No figura entre sus fines la promoción publicitaria de sus anteproyectos. El presidente del Consejo de Administración de Acusur es el mismo que el de la Confederación Hidrográfica, José Antonio Villegas. En el Consejo se sientan varios antiguos diputados del PP en el Parlamento de Andalucía, entre ellos Juan Luis Muriel, secretario general de Medio Ambiente en el Gobierno central. Aunque el Consejo "no ha tomado ninguna decisión sobre la promoción del proyecto", según declaró uno de sus componentes, Acusur ha contratado la campaña de publicidad con Carat España. Esta empresa, presidida por el antiguo portavoz del presidente Aznar, Miguel Ángel Rodríguez, ha distribuido los anuncios a través de la compañía valenciana Factoría de Medios.

El embovedado del Guadalmedina fue presentado por Celia Villalobos y José Antonio Villegas. El proyecto prevé dos desvíos en el cauce alto del río, uno a la altura de Casabermeja, un pueblo situado a 14 kilómetros de Málaga hacia el interior, y otro que partiría de la presa del Limonero, situada en la parte norte de la ciudad.

El primero se materializaría en un túnel de trasvase con capacidad para 50 metros cúbicos de agua por segundo. Aliviaría el cauce llevando el agua al embalse de La Viñuela. El segundo, el que ha creado más polémica por lo dificultoso de su realización, sería un túnel de 11 kilómetros destinado a evacuar agua desde la presa del Limonero hasta la playa del Peñón del Cuervo, a 10 kilómetros del centro urbano.

Además de estos dos trasvases, el Proyecto Guadalmedina contempla la reforestación de las 1.000 hectáreas de terreno que circundan el embalse del Limonero. Ya en el casco urbano, se contempla el cubrimiento del río a ras de suelo, eliminando los muros de contención y los puentes que carezcan de interés histórico. Esta operación, según los autores del proyecto, permitirá disponer de 500.000 metros cuadrados de suelo urbano, sobre los que se asentará una avenida arbolada que será peatonal en el tramo más próximo a la desembocadura.

El proyecto contempla incluso la construcción de una línea de metro ligero que discurriría paralela al cauce del río, bajo tierra, y dos carriles subterráneos para el tráfico rodado. Al menos uno de ellos se destinaría al tráfico de contenedores desde el puerto. El coste total de la actuación, según Villalobos, sería de 82.000 millones de pesetas. La alcaldesa cuenta con que la Unión Europea asumiría una parte importante del coste. Tampoco fue muy precisa con los plazos. "Estará concluido en ocho o diez años", dijo.

La oposición municipal ha recibido el proyecto como una "descarada campaña propagandística". El secretario provincial del PSOE y candidato al Congreso, José Asenjo, ha firmado un documento ante notario en el que dice que se compromete a dimitir si Villalobos es capaz de sacar adelante el plan del Guadalmedina, que considera "inviable desde el punto de vista técnico". El portavoz municipal de IU, Rafael Rodríguez, recalcó que Villalobos no tiene "ni idea de dónde puede sacar 82.000 millones de pesetas" y que presentar semejante proyecto en estas circunstancias es "reírse de los ciudadanos e insultar a todos los malagueños".

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 08 de marzo de 2000.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50