Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Siete de cada 10 ciudadanos creen que el PP ganará de nuevo, aunque sin mayoría absoluta El sondeo estima que la ventaja de los populares "no es enteramente insalvable"

Una mayoría de ciudadanos cree que el PP va a ganar las elecciones generales. Siete de cada diez encuestados mantienen esa opinión. No sólo están seguros de ello nueve de cada diez votantes del PP; también quienes votan izquierda ven la victoria del PP como lo más probable. Un 57% de los electores del PSOE y un 68% de los que dicen votar a IU ven a Aznar como ganador. Esta impresión entre la izquierda se ha agrandado durante la campaña. Hace un mes, el 32% de los votantes del PSOE creía que su partido ganaría el 12 de marzo. Ahora sólo lo piensa el 25%.

MÁS INFORMACIÓN

El sondeo de Demoscopia muestra unos electores del PP muy "movilizados" y con escasas dudas sobre a quién votarán el próximo domingo. En cambio, entre los electores de la izquierda hay "menos definición", tanto sobre si acudir o no a votar como sobre cuál será finalmente el sentido del voto. Los analistas de Demoscopia concluyen por ello que la encuesta muestra así "una ventaja, definida pero no enteramente insalvable" del PP sobre el PSOE. Una ventaja que estiman similar a la que separó a ambos partidos en las elecciones europeas.

El "convencimiento generalizado de que el PP será quien gane las elecciones" resulta de la respuesta que dan los encuestados a las preguntas sobre qué partido tiene más posibilidades de ganar y si lo hará o no por mayoría absoluta. El 70% de los preguntados cree que ganará el PP; en el sondeo de hace cuatro años era un 69% de los encuestados los que daban esa respuesta.

Si se desglosa esta respuesta entre los votantes de los distintos partidos, sólo uno de cada cuatro del PSOE piensa que Joaquín Almunia será el próximo inquilino de La Moncloa. Mientras que son nueve de cada 10 electores del Partido Popular los que creen que José María Aznar será el ganador.

El sondeo resalta que "entre los propios votantes del PSOE, son dos veces más numerosos quienes creen que ganará el PP que quienes creen en una victoria socialista". En cifras, sólo uno de cada cuatro votantes socialistas piensa que ganará el PSOE frente a casi uno de cada tres que opina que el PP tiene más posibilidades de victoria.

Hace sólo un mes, el primer sondeo realizado por Demoscopia antes del arranque de la campaña arrojaba opiniones más matizadas. Entonces, casi un tercio (un 32%) de los votantes del PSOE confiaba en la victoria socialista y sólo la mitad veía más probable un nuevo mandato de Aznar. También entonces eran menos los electores de IU que veían al PP como vencedor y más los que apostaban por la victoria de la izquierda.

Sin mayoría absoluta

La generalizada creencia de que el PP ganará las elecciones tiene un matiz: no será por mayoría absoluta. Setenta de cada 100 ciudadanos están convencidos de esa victoria, pero, de ellos, 48 piensa que el PP tendrá que pactar con otros partidos. Si las estimaciones de Demoscopia se cumplen, el PP tendría más que suficiente con un pacto con los nacionalistas catalanes de Convergència i Unió, con los que sumaría entre 179 y 186 diputados. Y de los 70 (de cada 100 electores) que apuestan por el PP, hay 15 que creen que ganará por mayoría absoluta.

A la pregunta de cómo calificaría la situación económica de España, el 46% de los encuestados cree que es buena o muy buena, dos puntos porcentuales más que hace un mes, cuando empezó la campaña. No les ha afectado que suba la gasolina ni que las previsiones apunten a una desaceleración en la creación de empleo. Quizá sí, a cambio, la promesa de rebaja del IRPF realizada en plena campaña por el presidente en funciones, José María Aznar. Sólo 20 de cada 100 encuestados (un quinto de la población) calificaría la situación económica de mala o muy mala.

La valoración de la situación política es menos entusiasta, pero también predomina el optimismo. Un 35% de los ciudadanos la la considera muy buena o buena frente a un 29% que la considera mala o muy mala. Es algo peor que cuando empezó la campaña.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de marzo de 2000