La AAP pide a Green Peace que retire el anuncio contra las dioxinas

La Asociación de Autocontrol de Publicidad (AAP) ha recomendado a Greenpeace la retirada del anuncio en el que advierten del peligro de las dioxinas por considerar que es "alarmista", tras la denuncia presentada por la Organización de Usuarios y Trabajadores de la Química del Cloro, Amiclor. Según el dictamen, el anuncio, en el que aparece los pechos de una mujer junto al lema No todos los productos con dioxinas han sido retirados de circulación, "persigue presentar de una manera alarmista y desproporcionada, para la realidad de nuestro país, el problema de las dioxinas, utilizándolo como argumento para un llamamiento para la afiliación". El anuncio afirma que "la leche materna es el alimento más seguro para tus hijos" y que "incluso en ella se han detectado dioxinas" y añade que la causa son "las industrias que usan cloro en sus procesos, como la fabricación del PVC o los aceites con PCB, y las emisiones de las incineradoras".

De acuerdo con la resolución del pleno del jurado de la publicidad de la AAP, la información que presenta el anuncio "tanto por su contenido como por su tono, ciertamente alarmista, es apta para suscitar el temor y el miedo a los lectores". Estiman además que Greenpeace "merece un reproche ético" por utilizar "el miedo como medio de captación de socios y, por ende, como medio de captación de los recursos económicos que permitan el desarrollo de la loable actividad de una organización no gubernamental".

El presidente de Amiclor, José Rocher, mostró a Efe la satisfacción de esta organización por el dictamen de la AAP y explicó que, aunque no es vinculante, "les acusa de proceder de forma no ética". Lo importante de esta resolución es, según apuntó Rocher, que "no comparte las afirmaciones de Greenpeace sobre las dioxinas y que nosotros considerábamos que eran tendenciosas". "Los materiales que nombran en el anuncio [cloro para PVC e incineradoras] son susceptibles de generar dioxinas pero en una condiciones extremas y sin el control necesario", explicó el presidente de Amiclor.

Rocher recordó que hay otros muchos materiales que contaminan con dioxinas diariamente y son más difíciles de controlar como las fundiciones de metal, las incineradoras de madera, las gasolinas con plomo, los incendios forestales, el gas natural o los residuos domésticos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS