Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los sindicatos de Ecuador se movilizan contra la 'dolarización'

La aprobación por el Parlamento de Ecuador de la ley que permitirá la dolarización del país, la progresiva desaparición del sucre en todas las transacciones y su sustitución por la moneda estadounidense, no aleja a este país de su profunda crisis política y económica pues la ley ya ha sido contestada, y su desarrollo será complicado y probablemente acompañado por sobresaltos sociales. La Coordinadora de Movimientos Sociales, conglomerado de sindicatos y organizaciones sociales, llamó ayer a la "desobediencia social". La Coordinadora convocó una jornada de protesta para el 21 de marzo, antes de pasar a tomar medidas más radicales. Los indígenas, dos millones en una nación de doce millones de habitantes, también rechazan la dolarización y piden un plebiscito. La dolarización había sido anunciada el pasado 9 de enero por el presidente Jamil Mahuad, derrocado el 22 de ese mes por el generalato, después de que una sublevación indígena creara las condiciones para ello. El relevo apaciguó temporalmente a una sociedad harta de los fracasos gubernamentales y de la corrupción, aceleradamente empobrecida.

El nueve jefe de Gobierno, Gustavo Noboa, vicepresidente de Mahuad, recibió la Ley de Transformación Económica aprobada por el Congreso y deberá ratificarla o vetarla total o parcialmente. El Parlamento estableció un tipo de cambio de 25.000 sucres por dólar, que el Banco Central canjee los sucres por dólares en seis meses, pero que no pueda emitir billetes, ni bonos monetarios, aunque se le faculta para acuñar moneda fraccionaria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de marzo de 2000